Cómo hacer unas galletas en sartén de especias y cacahuete

¿Te gustan las galletas? Si es así te encantará elaborar y degustar esta galleta en sartén elaborada con cacahuetes y especias. Ideal para las tardes de otoño, especialmente cuando la servimos caliente acompañada de una bola de helado de vainilla.

Cómo hacer unas galletas en sartén de especias y cacahuete
Foto: Istock

Si eres una apasionada de los dulces, y te gusta elaborar recetas de repostería en casa, es bastante probable que ya sepas que, a día de hoy, existen infinidad de recetas de galletas para elegir. De todos los sabores, aromas y texturas, lo cierto es que nunca hay una receta igual.

La primera vez que probé una galleta en sartén me sorprendió, no solo por su peculiar tamaño (algo que es evidente), sino por su textura y, sobre todo, por su sabor. Aunque es verdad que el sabor puede variar en función de la receta y los ingredientes que utilicemos, se trata de una elaboración que siempre triunfa.

Lo que más llama la atención de esta receta no solo es el método de cocción y el elemento que se utiliza a modo de molde, sino su tamaño: casi podríamos definirla como una auténtica galleta gigante.

Debido a su tamaño, se convierte en una opción ideal para compartir, de manera que puede ser el postre a elegir para disfrutar después de una comida especial con la familia o con los amigos. Es más, podría ser la receta estrella para la comida o cena de Navidad, donde podemos escoger la opción que te proponemos a continuación, ya que combinamos las especias (muy relacionadas con las fiestas navideñas) con los cacahuetes y otros ingredientes riquísimos.

Receta de galletas en sartén de especias y cacahuete

Receta de galletas en sartén de especias y cacahuete
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 1 taza de mantequilla de cacahuetes (sin azúcar ni sal)
  • 1 huevo
  • ½ taza de azúcar morena
  • ¼ taza de harina de almendras
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • ¼ cucharadita de sal
  • 3 cucharadas de cacahuetes sin sal (para decorar)

Elaboración:

Empezamos precalentando el horno a 180 ºC.

En un cuenco grande batimos el huevo hasta que se haya vuelto espumoso. Añadimos la mantequilla de cacahuetes, la harina de almendras, el azúcar moreno, el extracto de vainilla, el jengibre, la canela, el bicarbonato de sodio y la sal, y batimos muy bien hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado y combinado entre sí. Reservamos.

Rociamos una sartén refractaria para horno ligeramente con un poco de aceite en spray. Y, con cuidado, vertemos la masa en la sartén. Es conveniente extenderla suave y uniformemente con la ayuda de una espátula. 

Si lo deseas, vierte sobre la parte superior algunos cacahuetes, y presiónalos ligeramente hacia abajo.

Coloca ahora la sartén sobre la bandeja de rejilla, en el centro del horno, y hornea de 10 a 12 minutos, hasta que la masa se haya inflado y dorado alrededor de los bordes. Una vez haya pasado este tiempo, y cuando tenga esta apariencia, retiramos la sartén con cuidado y la dejamos enfriar durante al menos 10 minutos, antes de cortar y servir.

Algunas variaciones y sustituciones

Como toda receta que se precie, es posible hacer algunas variaciones y sustituciones si algunos de los ingredientes utilizados en ella no son de tu agrado. A continuación, te proponemos algunos cambios interesantes:

  • Mantequilla de cacahuetes. Si no te convence, o simplemente no te gusta, puedes sustituirla por mantequilla de almendras o mantequilla de anacardos.
  • Edulcorantes. Aunque en esta receta hemos usado azúcar morena, que proporciona algo más de sabor que el azúcar blanco, también puedes sustituirlo. Por ejemplo, puedes usar sirope de ágave o miel, aunque en este caso es recomendable reducir la temperatura del horno un poco (al menos 25 grados menos), y cocinarlo un par de minutos más.
  • Versión vegana. Si deseas elaborar una versión vegana, sin huevo, puedes sustituirlo mezclando 1 cucharada de semillas de chía con 3 cucharadas de agua, dejándolas reposar durante unos 10 minutos antes de mezclar con el resto de ingredientes, para conseguir que se gelifique y adquiera la textura que nos interesa.

También es posible añadir algún que otro ingrediente más. Por ejemplo, puedes añadir cacao en polvo o incluso media taza de chocolate negro picado para conseguir un sabor más potente a chocolate. Incluso puedes añadir más frutas secas, o cereales (como la granola).

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo