Cómo preparar crema pastelera en casa

Este clásico de la repostería requiere de una serie de pasos para su correcta elaboración. Te damos las claves para que te salga a pedir de boca como en la mejor de las pastelerías.

crema pastelera
Crema pastelera (Foto: iStock)

Hay recetas clásicas que muchas veces se pasan por alto cuando se cocina asiduamente en casa. Generalmente es porque hay extendidos prejuicios sobre ellas que hacen que se les tenga cierto respeto por considerarse difíciles, cuando la realidad es que no lo son tanto. Esto ocurre especialmente con las elaboraciones dulces. Tal vez sea por la fama de cocina científica que tiene la repostería, y ese miedo a las equivocarse con las cantidades y tirar por la borda todo el trabajo realizado. Pero lo cierto es que, sea como fuere, hay recetas básicas de la repostería de de toda la vida que, por el motivo que sea, no nos atrevemos a probar, como es el caso de la crema pastelera. 

Si te sometieras a un test sobre esta elaboración antes de haber leído en qué consiste, su lista de ingredientes y el paso a paso que debes seguir en la cocina para hacerla, estamos seguros de que estimarías un nivel de dificultad medio alto, algo que cambia de forma radical cuando conoces la receta, ya que es sencilla de realizar y encima muy rápida.

La elección de los ingredientes

La primera virtud que tiene para ser elaborada en casa con facilidad es la lista de ingredientes, todos muy reconocibles y sencillos de encontrar. Tanto como ir al supermercado más cercano, de hecho. Medio litro de leche, 100 gramos de azúcar, entre 2 y 4 yemas de huevo, una pizca de maicena, en torno a los 40 gramos, un chorrito de esencia de vainilla y, de forma opcional, un poco de ralladura de limón o una ramita de canela son los elegidos para dar forma a la crema más versátil que existe en la cocina dulce, capaz de rellenar con un sobresaliente como nota todo tipo de tartas y masas dulces.

Antes de continuar, conviene aclarar el abanico dado a las yemas de huevo, que se debe simplemente al tamaño de los mismos y también al grado de consistencia que busques en la crema pastelera. En principio, aunque lo mejor es probar y ajustar al gusto, cuanto más grandes sean los huevos menos yemas harán falta.

Paso a paso

El desarrollo de la receta es tan sencillo que no necesitarás más que un cazo y una herramienta para remover para poder realizarlo sin dificultad. Dispón todos los ingredientes en un cazo, bátelos para que se fusionen y remueve mientras se cocina a fuego medio. La clave para que la crema vaya tomando forma es, precisamente, no dejar de removerla durante el cocinado, que no suele alargarse más allá de unos minutos. De nuevo, dependerá del grado de espesor que quieras darle a la elaboración. Cuanto más tiempo pase al fuego, más espesa será, de igual forma que puedes ayudarte de un extra de maicena para corregir el espesor si lo que quieres es darle más y no lo consigues en el fuego. 

Ahora estarás esperando seguramente el momento en el que te describimos la parte difícil de la receta, pero no va a ser así porque no la hay. Si has hecho bien lo que te hemos contado en poquísimas palabras, tendrás un crema pastelera bien rica lista para usar. Lo único que puedes hacer es, si la necesitas utilizar pasado un tiempo, meterla en el frigorífico tapado el recipiente en el que esté con papel film. En cambio, si la vas a utilizar enseguida, déjala a temperatura ambiente sin ningún problema.

crema
Crema (Foto: iStock)

La única dificultad que puedes encontrar es que la crema se corte por exceso de temperatura, un error que suele darse las primeras veces que se elabora crema pastelera. En ese caso, tendrás que cortar la cocción y batirla con mimo hasta que vuelva a adquirir la consistencia adecuada.

La otra dificultad que puede tener la receta, si se le puede llamar así, es cuando se elige elaborar la crema con una vaina de vainilla en vez de con esencia o cuando se utiliza una rama de canela. En este caso, lo más acertado es infusionar la leche con la vainilla y/o la rama de canela y colarla posteriormente antes de mezclarla con el resto de ingredientes. Por lo demás, mientras te concentres en evitar los grumos y la tapes bien para dejarla enfriar, no tienes por qué encontrar más dificultades para que te salga bien.

Otra fórmula de elaboración

Si pese a lo sencillo que es te resulta difícil elaborarla, no te sale o simplemente te da pereza encender el fuego por el motivo que sea -hay gente para todo, ¿verdad?-, hay una forma de hacer crema pastelera en casa recurriendo al microondas. Basta con mezclar la misma proporción de ingredientes en un recipiente y batir la mezcla ya sea a mano o con la ayuda de un robot. La clave, en cualquier caso, es que no queden grumos en la mezcla. Cuélala antes de cocinarla durante cinco minutos a 800 watios de potencia con una interrupción hacia la mitad del tiempo para remover la mezcla e integrar todos los ingredientes bien, de manera que tenga la cremosidad esperada.

Como has leído, ya no tienes excusa para atreverte con la crema pastelera en casa. Solamente tienes que elegir entre la versión sencilla y la extremadamente sencilla. Pocas veces tendrás que elegir en tu vida entre dos opciones tan benévolas. 

Continúa leyendo