Cómo preparar una mousse de chocolate negro y café para chuparse los dedos

Si te encantan por separado, alucinarás con esta receta. Lo mejor de todo es que es rápida y muy fácil de hacer. ¿Qué más podemos pedir?

Café y chocolate forman un tándem perfecto. No solo es una combinación deliciosa, sino que tiene efectos positivos en nuestro cerebro. Según un estudio conjunto de las Universidades de Clarkson (Nueva York), Wisconsin y Oregón, esta mezcla nos ayuda a concentrarnos y a activar la mente.

 

El café estimula el sistema nervioso central y hace que estemos más alerta ante lo que nos rodea y que nuestra capacidad de concentración sea mayor. También es un poderoso antioxidante, una fuente de minerales y mejora la resistencia, entre otros beneficios. Por otro lado, el contenido de flavonoides presente en el cacao aumenta el flujo sanguíneo, lo que se traduce en que tendremos más capacidad de aprender. Además, ayuda a aliviar la ansiedad que en muchas personas provoca el café. ¡La combinación perfecta!

Pues bien, para aprovecharte de sus muchos beneficios queremos enseñarte a preparar una mousse de chocolate negro y café con la que te vas a chupar los dedos. Si amas ambos alimentos por separado, con esta receta vas a ver las estrellas y se convertirá en tu favorita para alegrarte las meriendas. Si tienes una comida especial en casa y quieres sorprender a tus invitados, como postre también es ideal. Desde luego también nos parece una forma muy original de tomar café.

¿Quieres saber cómo se prepara? Verás que es muy fácil y una buena idea para saciar tu antojo de chocolate sin tener que recurrir a alternativas menos saludables como la clásica tableta, el brownie o una magdalena con pepitas de chocolate. Lo mejor de todo es que esta receta es bastante rápida. Apúntala en tu recetario.

Ingredientes:

  • 200 g de chocolate negro de repostería
  • 4 yemas de huevo
  • 75 g de azúcar
  • 1 cucharada de café soluble (puede ser descafeinado)
  • 200 ml de leche
  • 200 ml de nata líquida para montar

Cómo preparar una mousse de chocolate negro y café

No te llevará más de 15 minutos, y como ves, los ingredientes son muy básicos. Para empezar, funde el chocolate negro al baño maría (también puedes hacerlo en el micro que es más rápido). Mientras puedes aprovechar para calentar la leche en un cazo. 

El siguiente paso es batir las yemas de huevo con el azúcar hasta que estén al punto de nieve. Una vez que lo tienes, agrega el café disuelto con unas gotitas de agua. Añade esta mezcla a la leche que has calentado previamente y cuécelo todo a fuego medio pero sin que llegue a hervir.

Cuando esté lista (debe tener textura cremosa), añádela al chocolate que has derretido y remuévelo hasta conseguir una mezcla uniforme. Después, déjalo enfriar.

Monta la nata y agrégala a la mezcla anterior cuando esté fría. ¡Y ya lo tienes! Sírvela en vasitos y métela en la nevera durante un par de horas. Si quieres, puedes presentarla con un poco de nata montada por encima, puesto que además de servir de decoración, ayudará a endulzar un poco la mezcla. Otra opción es espolvorear un poco de canela.

Continúa leyendo