Vídeo de la semana

Coulant de dulce leche, uno de los postres favoritos de Nathy Peluso

La cantante argentina fue sorprendida en su visita a El hormiguero por Pablo Motos, que le obsequió en directo con su postre preferido

iStock
iStock

Nathy Peluso ha sido la gran protagonista de la semana en dos de los programas de televisión más seguidos y comentados en las redes sociales, La Resistencia y El hormiguero. En este último descubrimos una de sus debilidades culinarias: el coulant de dulce de leche.

Los que seguimos a la cantante en las redes sociales ya habíamos leído alguna confesión gastronómica. Por ejemplo, que el pan con manteca le pirria, pero no sabíamos que el coulant de dulce de leche era uno de sus postres favoritos. 

Al parecer, se lo comento en su día, en una visita anterior, al presentador valenciano, que se quedó con la copla y no ha dudado en tener un detalle con su invitada en su siguiente paso por el programa. "La última vez que viniste me dijiste que había un sitio donde hacían un coulant de dulce de leche espectacular. Lo acaban de traer, está recién hecho", le dijo, ante la sorpresa de Peluso. 

La artista argentina, por supuesto, le agradeció el regalo a Motos en directo: "Es espectacular. De hecho, el día después fui a comerlo y me sentí muy halagada porque todo el mundo me conocía por el coulant de dulce de leche", reconoció. Si algún espectador dudaba en directo de si lo probaría o no, salió rápido de la duda porque apenas tardó Nathy en probar un bocado. Justo después de hacerlo, levantó el plato y dijo lo siguiente mirando a cámara: "Este es el sexo que se puede mostrar en la televisión a esta hora". Genia y figura. 

Origen de este clásico de la repostería

Este postre, también llamado volcán en muchos restaurantes donde se prepara (en Argentina, país de Nathy Peluso, se le conoce con este nombre de eco), es un clásico de la repostería francesa que ha conquistado medio mundo en su versión original, la chocolatera. 

Su nombre ya da pistas de lo que es porque viene del verbo francés couler, que significa derretir o fluir. Es un término que explica muy bien la clave del coulant, el chocolate fluido que aparece en su interior, como la lava del volcán cuando entra en erupción, al romper el bizcocho exterior. 

El postre, que hoy es mundialmente conocido como decíamos, es una creación del cocinero frances Michel Bras, que lo patentó a comienzos de los 80 en su restaurante tres estrellas Michelín (oy, bajo la dirección en la cocina de Sebastien Bras, su hijo, tiene dos estrellas),  situado en Laguiole, un rincón precioso de la meseta del Aubrac, en el suroeste de Francia. 

El original, al parecer,  contaba con una porción de ganache congelada en su interior que se volvía líquida con el calor del horno y rezumaba al cortar el exterior. Actualmente, cuatro décadas después de su creación, se ha versionado tanto que no solo se puede variar la forma de conseguir el interior fluido, sino que existen coulants de un montón de sabores diferentes. 

Es el caso del postre favorito de Nathy Peluso, que en su interior lleva el producto más argentino que existe, el dulce de leche. ¡Nos morimos de ganas de probarlo!

Continúa leyendo