Crujiente de manzana: un postre dulce que te conquistará

Este postre de manzana y cereales mezclados te encantará. Puedes tomarlo, por ejemplo, con yogurt en el desayuno para lograr un plato muy nutritivo.

revuelto de manzana
iStock

Si nos lees con frecuencia, sabrás de sobra que las manzanas son una de nuestras frutas favoritas. Este alimento es uno de los más agradecidos en la cocina, especialmente en la repostería: con ellas se puede preparar compota, pasteles, bizcochos, helados, cremas… o como te proponemos ahora, en un revuelto o crujiente, acompañado de cereales. 

Esta receta es muy nutritiva y sabrosa, y es perfecta, por ejemplo, para desayunar o merendar. Se prepara en muy poco tiempo y de forma muy fácil. Si te interesa descubrirla… ¡toma nota de su elaboración!

Ingredientes que necesitas:

  • 4 manzanas grandes o 5 pequeñas
  • 1 cucharada de maicena
  • 3 cucharadas y media de azúcar sin procesar o turbinado
  • Una taza de copos de avena
  • 1/4 taza de almendras en rodajas
  • 1/2 taza de harina de trigo integral
  • 1/4 taza de azúcar morena clara u oscura
  • 1/4 de cucharadita de canela en polvo
  • Dos pizcas de sal marina
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1/4 taza de aceite de oliva

Cómo elaborar este crujiente de manzana

Precalienta el horno a unos 180ºC y coloca ocho moldes redondos en una bandeja para hornear. 

Pela, corta por la mitad y descorazona las manzanas, luego córtalas en dados muy pequeños. Cuanto más pequeños sean los trozos, más rápido se hornearán. Mezcla las manzanas con 1 cucharada de maicena y 3 cucharadas de azúcar sin refinar hasta que estén cubiertas de manera uniforme, y luego vierte la mezcla en cada uno de los moldes para el horno.

Muele 1/4 de la avena con las almendras con ayuda de una batidora eléctrica o trituradora. En un tazón mediano, mezcla la pasta resultante con el resto de copos de avena, la harina de trigo, el resto de azúcar morena, la pizca de canela, la sal marina y la levadura en polvo. Derrite la mantequilla en una cacerola pequeña (o en el microondas) y añádele el aceite de oliva. Vierte este líquido en la mezcla anterior con los ingredientes secos.

Remueve todos los ingredientes bien y después reparte las migas sobre los moldes con manzana. Hornea el revuelto durante unos 30 o 40 minutos, hasta que esté firme y ligeramente dorado. ¡Y listo! Deja reposar un par de minutos los crujientes a temperatura ambiente y sírvelos tibios. Puedes tomar este crujiente mezclado, por ejemplo, con yogurt en el desayuno.

Continúa leyendo