Crumble de ruibarbo y fresas: un postre para enamorar

Dale la vuelta al típico crumble y échale ruibarbo a este postre típico anglosajón. Rico y apto para principiantes, este dulce es perfecto si la cocina no es lo tuyo.

Este dulce de origen anglosajón llegó para robarnos el corazón a todas las golosas y así seguimos… In love con él. Para las que anden un poco más despistadas, se trata de un dulce que consiste en una capa de fruta fresca que se cubre con una mezcla de harina, mantequilla y azúcar que se cocina al horno. Con el calor, la capa de crumble (que puede traducirse como ‘desmigar’) se endurece mientras que la fruta se ablanda, creando un delicioso contraste que tiene todas las de encantar a quien lo pruebe. 

Seguro que has oído o probado el crumble de manzana pero, ¿acaso lo has comido con ruibarbo? Se trata de una planta cuyo tallo, de un color rojizo intenso, es comestible (pero olvídate de sus hojas, que son tóxicas). Contiene mucha fibra y su sabor es ácido, por lo que resulta genial para ser el ingrediente de elaboraciones dulces. La combinación ruibarbo-fresa es muy habitual en tartas tipo pie, especialmente en el Reino Unido y Estados Unidos. Si no lo has probado nunca, esta receta de crumble es la excusa perfecta para hacerlo.

Ingredientes:

  • 165 g de harina de trigo (normal, no de fuerza)
  • 75 g de azúcar moreno (preferiblemente)
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja (sólo la parte piel, evitamos la membrana blanca)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 115 g de mantequilla sin sal, que esté muy fría

Para el relleno:

  • 650 g (7 tallos aprox.) de ruibarbo (sin hojas)
  • 250 g de fresas limpias
  • 200 g de azúcar blanco
  • 15 g de harina fina de maíz (tipo Maizena)
  • 1 cucharadita de ralladura fina de naranja (sólo la piel, no la membrana blanca)
  • 30 ml de zumo de naranja

Elaboración del crumble:

  1. Colocar la harina, el azúcar, la ralladura de naranja y la sal en un bol lo suficientemente grande y mezclar hasta que todo quede bien integrado.
  2. Hacer daditos de mantequilla muy fría y mezcla con una amasadora manual o con las manos. La textura será algo parecido a unas migas.
  3. Cubrir con film y reservar en la nevera durante al menos 30 minutos para que adquieran consistencia.

Elaboración del relleno:

  1. Lavar y trocear las fresas y los tallos del ruibarbo (acuérdate de que las hojas no se pueden comer)
  2. Mezclar en un bol grande las fresas, el ruibarbo, la harina de maíz, el azúcar, el zumo de naranja , la ralladura y la sal y mezclamos todo bien. Dejamos que repose durante aproximadamente un cuarto de hora.
  3. Precalentar el horno a 180º en un modo que no expulse aire.
  4. Bien en recipientes individuales o en un recipiente más grande apto para horno, echar el relleno y cubrirlo con el crumble.
  5. Hornear durante media hora. Cuando la parte del crumble se haya dorado y empiece a burbujear el jugo de las frutas, será señal de que nuestro dulce ya está listo.
  6. Sacar del horno y dejar que se enfríe durante unos 15 minutos.
  7. Lo ideal es servir templado y si se te antoja, acompañarlo de helado o nata montada.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo