Descubre cómo hacer un buen bizcocho casero

Medir bien la temperatura del horno o elegir un buen molde es fundamental para elaborar un bizcocho.

Bizcocho casero
Bizcocho casero.

Puede que te haya ocurrido en más de una ocasión: tu madre te pasa la receta de un bizcocho que, a priori, parece fácil de elaborar. Sigues las indicaciones al pie de la letra y lo cocinas con mucha ilusión, pero no se parece ni de lejos al de tu madre. El bizcocho no ha subido, está duro o directamente se ha quemado. ¿Cómo es posible que sea la misma receta? Si la situación te resulta familiar, estás a tiempo de solucionarlo. En este artículo desvelamos los mejores trucos para cocinar un buen bizcocho casero. ¡El próximo te saldrá mucho mejor!

Mide bien los ingredientes

Medir los ingredientes es imprescindible para elaborar un buen bizcocho casero. Si nos pasamos con la cantidad de harina probablemente la masa del bizcocho crecerá de forma irregular en el horno. Lo mismo ocurre si no añadimos suficiente cantidad de levadura a la receta, ya que el dulce quedará hundido o apelmazado.

Si no tienes mucha experiencia elaborando bizcochos, lo más recomendable es utilizar una báscula de cocina que pese en gramos. ¡Nada de medir a ojo!

Usa ingredientes de calidad

Si quieres elaborar un bizcocho delicioso y esponjoso debes utilizar ingredientes de calidad. Los huevos son los protagonistas de esta receta, por lo que mejor si son frescos. Sin duda, estos huevos le darán un sabor y color único a la receta.

Por otro lado, la harina tendrá que ser especial para repostería. Esta harina es mucho más suave y contiene poco gluten, por lo que la textura del dulce será mucho más buena. También puedes mezclar harina de maíz y harina de trigo para conseguir una masa de bizcocho más blanda, aunque la harina más recomendable para principiantes es la de repostería.

A temperatura ambiente

Bizcocho casero
Bizcocho casero.

Debes sacar todos los ingredientes de la nevera como mínimo dos horas antes de ponerte a cocinar el bizcocho. Si se te ha olvidado este paso, puedes atemperar los huevos dejándolos en agua tibia un par de minutos. También puedes cortar la mantequilla en trocitos pequeños o rallarla para ablandarla más rápidamente.

No mezcles de cualquier forma

El orden en los ingredientes es muy importante a la hora de elaborar un bizcocho. Primero tendrás que añadir los huevos y el azúcar, después las grasas (mantequilla, aceite, nata o lo que vayas a emplear) y por último la harina junto a la levadura.

Si quieres que el bizcocho te quede muy esponjoso, lo más recomendable es utilizar varillas de cocina. Este utensilio sirve para aportar aire a la masa a la hora de batir los ingredientes. No obstante, si todavía estás aprendiendo lo mejor es que no te compliques con recetas muy elaboradas o complejas.

Elige un buen molde

Bizcocho casero
Bizcocho casero.

Hay numerosos moldes en el mercado, aunque el más conocido es el de aluminio. Este es uno de los mejores si estás iniciándote en la repostería, pues es un excelente conductor del calor y los ingredientes se cocinan de forma uniforme.

También podemos encontrar moldes de vidrio, silicona o incluso cerámica. Es cuestión de gustos, por lo que tendrás que valorar cual es el más idóneo para tu receta.

Cuidado con el horno

Conocer tu horno es clave para que el bizcocho salga bien. Tendrás que ponerlo a precalentar quince minutos antes de meter la masa a hornear (normalmente a 180 grados). Además, debes asegurarte de que tu horno reparte el calor de manera uniforme.

Una buena opción es programar el horno únicamente con el calor abajo, ya que así el bizcocho crecerá desde abajo y se cocinará bien. Si colocas el calor arriba y abajo puede que se forme una costra por fuera, impidiendo que el dulce se cocine bien. Por eso, lo mejor es colocar esta función en los últimos diez minutos de horneado.  

Continúa leyendo