Donuts caseros: trucos para que te queden buenísimos

Doraditos y con un glaseado muy apetecible. Con esta receta podrás hacer donuts caseros para sorprender en cumpleaños o hacer cualquier merienda. El resultado será de película, ¡prometido!

Existen algunas dudas acerca de cómo se inventó el donuts tal y como lo conocemos ahora, ni se conoce el motivo exacto por el que se hizo un agujero en el centro de este bollito (una de las versiones apunta a que el objetivo era eliminar la parte que había quedado más cruda). Lo que sí tenemos claro es que los donuts son un dulce que nos ha salvado en más de una ocasión, ya sea para desayunar, merendar o para darnos ese caprichito dulce que tenemos más que merecido. 

Como siempre, versionarlos en casa siempre va a ser una opción más saludable que comprarlos en su formato ultraprocesado y además, te garantizamos que los resultados son tan bueno que se va a convertir en una de tus recetas de repostería favoritas. Toma nota, ¡aquí va nuestra receta de donuts caseros y algunos trucos para que queden de 10!

Ingredientes de los donuts (para 8 unidades):

  • 400 gr de harina de fuerza
  • 250 ml de leche
  • ½ cucharadita de sal
  • 25 gr de levadura fresca o 10 gr de levadura de panadero
  • 1 huevo
  • 50 gr de mantequilla (margarina también sirve)
  • 50 gr de azúcar
  • Aceite suave para freír

Elaboración:

  1. Mezclar los ingredientes secos (harina, levadura, sal y azúcar) en un cuenco y después añadir el huevo previamente batido y la leche. Es preferible que la leche está templada, ni caliente del todo ni fría.
  2. Mezclar durante unos minutos y añadir la mantequilla (que esté templada para que se pueda mezclar bien). Después amasamos con las manos hasta que el resultado sea una masa elástica y uniforme. Para evitar que se nos quede pegada la masa, podemos espolvorear harina en nuestras manos y así facilitar su manipulación.
  3. Dejar reposar en un cuenco colocando un paño de cocina y retiramos a un sitio seco y cálido. Tenemos que esperar a que la masa fermente y se eleve, y no te asustes, porque cuando vuelvas a por ella casi habrá duplicado su tamaño hay quien la deja incluso una noche, pero en verano por ejemplo y al hacer más calor este proceso es más rápido y bastará con un par de horas.
  4. Retirar la masa del cuenco una vez se haya elevado y estirar con ayuda de un rodillo hasta que tenga un grosor aproximado de un centímetro. Con la masa estirada y ayudándonos con un cortador o un vaso, hacemos círculos de unos 8 centímetros de diámetro y con un vaso de chupito o un tapón hacemos otros círculos en el centro, que serán los agujeritos del donuts. Los recortes y la masa sobrante de hacer los agujeros puede volver a amasarse y repetir el proceso para hacer más donuts.
  5. Colocar papel de horno en una bandeja y dejar nuestros donuts, que todavía tendrán que crecer un poco antes de hornearlos. Si quieres acelerar el proceso puedes dejarlos en el horno a una temperatura suave, unos 50º.
  6. Cuando hayan crecido, freír (preferiblemente en aceite de girasol) hasta que estén dorados y retirar a un plato con papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite. Ten cuidado con la temperatura, ya que el aceite debe estar caliente pero te recomendamos que lo bajes en cuanto empiece a burbujear. Así, la parte correspondiente al bollo en sí ya estaría lista. Puedes decorarlo como quieras, añadir azúcar, canela o los toppings que quieras, pero te proponemos hacer un glaseado

Para hacer el glaseado:

  • 150 gr de azúcar glas
  • Unas cucharaditas de agua
  • Ralladura de limón
  • 1 cucharadita de zumo de limón

Elaboración:

  1. Mezclar el azúcar glas con el agua en un cuenco, añadiendo el jugo de limón y su ralladura. Remueve bien.
  2. Aplicar el glaseado introduciendo los donuts en el bol o con ayuda de un pincel de cocina.
  3. Colocar sobre una rejilla del horno y esperar a que eliminen el exceso de glaseado y se sequen.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo