Galletas de confeti: el postre más vistoso que verás nunca

Estas galletas llenas de colorines se convertirán en tus nuevas favoritas. ¡Así se preparan de forma fácil!

galletas de confeti
iStock

Hace muy poco te contamos cómo preparar uno de los postres más bonitos que habíamos visto nunca: una espectacular tarta de confeti de varias capas y colores. Una receta de lo más espectacular y deliciosa, perfecta para triunfar en un cumpleaños o en cualquier otra fiesta. Pues bien, ahora te proponemos una receta igual de vistosa, pero algo más rápida -y fácil- de preparar: unas galletas de confeti, con colores variados e ingredientes tan ricos como la vainilla o los fideos de chocolate.

Estas crujientes galletas se preparan en un santiamén y podrás elaborarlas tanto en tu día a día como para eventos más especiales. Gustarán a todo el mundo, y su bonita presentación dejará huella en los comensales. ¿Interesada en probarlas? Así se preparan las galletas de confeti más ricas. ¡Toma nota!

Ingredientes que necesitas:

  • 380 gramos de harina
  • 330 gramos de azúcar
  • 300 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela (opcional)
  • 2 Huevos
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Fideos de chocolate de varios colores

Paso a paso

Para empezar precalienta el horno a 180º y prepara una bandeja de horno grande con papel de hornear.

En un bol grande mezcla el azúcar con la mantequilla a temperatura ambiente hasta que se derrita, ayudándote de unas varillas eléctricas o una batidora. Cuando hayas conseguido una masa cremosa añade los huevos y la esencia de vainilla. Bate la mezcla durante un par de minutos para que todos los ingredientes se integren bien.

En otro bol tamiza la harina y añade una pizca de sal, la cucharada de levadura y los fideos de colores. Remueve la mezcla un par de minutos y añádela con cuidado al bol anterior, con la mezcla líquida, para conseguir una masa uniforme.

Para terminar ves cogiendo pequeñas porciones de la masa y colócalas, con forma redonda y aplastadas, en la bandeja que has preparado antes. Deja un poco de espacio entre ellas para que no se peguen, ya que al hornearse expanden su tamaño. Mete las galletas al horno durante unos 10 minutos, hasta que veas que se han hecho (pero no dejes que se vuelvan duras). Sácalas, déjalas enfriar sobre una rejilla… ¡y a disfrutar de ellas cuando te apetezcan! Te sabrán mucho más ricas todavía si las mojas en leche o si las tomas con un buen café o té.

Continúa leyendo