Vídeo de la semana

Galletas de mantequilla de cacahuete: ¡aprende a prepararlas!

Este snack dulce con crema de cacahuete te conquistará.

galletas de crema de cacahuete
iStock

Siempre es un buen momento para tomar unas galletas. En el desayuno, a media mañana, en la sobremesa después de comer, para merendar… o incluso por la noche, justo antes de irnos a dormir. Aunque no son precisamente un snack digamos, sano; de vez en cuando no podemos evitar caer en la tentación y disfrutar de un par de ellas.

Son un tentempié ligero que acompaña muy bien a un café o té, y se pueden preparar con infinidad de ingredientes: con avena, con plátano, con chocolate, con mantequilla, con jengibre… Ahora te proponemos una receta nueva que seguramente no habías probado nunca: unas deliciosas galletas con mantequilla de cacahuete. Este dulce tan típico de Estados Unidos -donde esta crema es tan popular para preparar sandwiches y emparedados- se convertirá en uno de tus nuevos postres favoritos. Así se preparan estas galletas, ¡toma nota!

Ingredientes que necesitas:

  • 100 gramos de azúcar blanco
  • 100 gramos de azúcar moreno
  • 120 gramos de mantequilla
  • 120 gramos de crema de cacahuete
  • 1 huevo
  • 150 gramos de harina de trigo
  • 4 ml de bicarbonato sódico
  • 2 cucharadas de levadura en polvo

Paso a paso

Para empezar bate la mantequilla a temperatura ambiente en un bol grande hasta que consigas una crema batida fina. Añade el azúcar blanco y el azúcar moreno y bate de nuevo la mezcla hasta conseguir una crema fina y consistente. Después incorpora la crema de cacahuete, de textura elástica, y el huevo, y remueve de nuevo todos los ingredientes hasta conseguir una especie de salsa de color marrón.

En otro bol añade la harina, el bicarbonato y la levadura, y remueve los ingredientes hasta que obtengas una masa uniforme. Añade la mezcla seca al bol anterior con la mezcla líquida, y remueve todo un par de minutos con fuerza para que los ingredientes se integren bien. Después, deja la masa reposar durante al menos una hora.

Pasado ese tiempo ya puedes dar forma a las galletas. Puedes hacer bolitas con la masa y después aplastarlas con un rodillo para que te sea más fácil. Colócalas en una bandeja o fuente para horno, separadas, y mételas al horno durante unos 10 minutos, a 190ºC.

Cuando veas que ya están doradas y crujientes, sácalas, déjalas reposar un par de minutos… ¡y a disfrutar de ellas! Puedes tomarlas recién hechas o guardarlas en una caja o tarro y tomarlas en los días siguientes.

Continúa leyendo