¿La conocías? Así puedes preparar una rica tarta de ruibarbo y fresas

Este pastel relleno es famoso en países como Suecia o Alemania. Está delicioso y es fácil de preparar. ¡Descúbrelo!

tarta ruibarbo
iStock

Es probable que nunca hayas oído hablar del ruibarbo, ni de una de sus elaboraciones más comunes, la tarta de ruibarbo. Este pastel se consume principalmente en regiones de Suecia, en Alemania, en las Islas Británicas y en algunas zonas del norte de Estados Unidos. De color rosa, el ruibarbo es una verdura a medio camino entre un apio y una acelga, con un ligero sabor ácido. Sin embargo, cómo ocurre con las zanahorias, se pueden preparar tartas de lo más deliciosas con sus tallos.

¿Interesada en descubrir la tarta de ruibarbo? ¿Alguna vez la has probado en un restaurante y quieres aprender a hacerla de forma casera? Te enseñamos cómo prepararla, ¡es muy fácil!

Ingredientes:

  • 250 gramos de ruibarbo
  • 250 gramos fresas
  • 1 chorrito de azahar
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 250 gramos de harina
  • 1 huevo
  • 1 puñadito de sal
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 120 gramos de mantequilla

Cómo preparar tarta de ruibarbo

Para empezar, limpia las fresas y los tallos de ruibarbo, a los que debes quitar su primera capa rojiza. Corta los ingredientes en láminas finas y colócalos en un bol con un chorrito de agua de azahar y dos cucharadas de azúcar moreno. Después, guarda el bol en la nevera durante unas dos horas para que ambos ingredientes suelten líquido.

Mientras tanto, añade a otro bol el huevo, una pizca de azúcar y sal. Bate un par de minutos y añade después la harina y la mantequilla al bol. Bate y mezcla todos los ingredientes de nuevo, con una batidora eléctrica o varillas. Cuando tengas la mezcla lista, sepárala en dos partes iguales. Una se usará para la base y otra, para la capa de arriba.

Para preparar la base de la tarta, coloca una parte de la masa de sobre un molde de horno redondo. Después, métela en el horno a 200 ºC durante unos diez minutos y sácala.

Coge el bol con las fresas y el ruibarbo de la nevera, escurre el líquido y coloca la fruta y la hortaliza sobre la base de la tarta recién horneada. Después, coge la otra parte de la masa que habías reservado y añádele cuatro cucharadas de azúcar. Una vez mezclada, colócala encima de las fresas y el ruibarbo. Para terminar, vuelve a meter la tarta en el horno, a 180ºC durante una hora. ¡Y listo! Toma la tarta caliente en el mismo día que se ha hecho, para evitar que se ablande.

Continúa leyendo