La Guiness cake, la tarta perfecta para los amantes del chocolate con licor

Si estás harto de cocinar y comer las mismas tartas de siempre, es el momento adecuado para probar por fin esta versión en la que el ingrediente diferencial es la famosa cerveza negra irlandesa que le da nombre.

Tarta Guiness de Lavaduramadre
Tarta Guiness de Lavaduramadre Natural Bakery

La tarta de queso, la de zanahoria, la de tres chocolates e incluso el tiramisú, que también tiene algo de tarta en su esencia, dejan poco espacio hoy en día a otras versiones de este dulce de toda la vida. Una de las que más fuerza mediática ha perdido es la tarta al whisky, la más famosa de las recetas dulces que se elaboran a partir de un bizcocho de cacao y licor. Pues bien, ahora que la cerveza se lleva, en general, mucho más que los destilados, y que hasta los que somos devotos de las tartas mencionadas estamos un poco aburridos a veces de comerlas, va siendo hora por fin de darle una oportunidad a la Guiness cake, la receta cuyo ingrediente especial es la cerveza negra irlandesa que le da nombre. 

De entrada, para quitarle el miedo a todas aquellas personas que nunca se han atrevido a probarla pensando en que encontrarían en ella un sabor muy pronunciado al que tiene esta cerveza, que no es apto para todos los paladares por sus características tan especiales, te tranquilizamos: no tiene ni mucho menos ese sabor tan profundo y potente. Para el que no lo sepa, este sabor es amargo y seco, con el tostado de la cebada muy marcado, recordando bastante al aroma del café tostado, con notas muy especiadas y un regusto final a regaliz a negro. 

De todo ello, lo que más se aprecia son las especias en la tarta, pero la cerveza no invade el sabor de la tarta. No lo decimos nosotros, aunque la hayamos probado, lo advierte Moncho López, de Levaduramadre Natural Bakery, donde la preparan desde hace años: “La Guinness Cake es una tarta de chocolate preparada a base de harina, mantequilla, azúcar y cacao en la que la cerveza aporta el vistoso color negro, mucha humedad y un cierto toque especiado al bizcocho, pero no esperemos encontrar la profundidad del sabor de la cerveza”.

Aunque no sea una tarta muy arraigada en España, es habitual verla en algunos establecimientos especializados en dulces, e incluso algunos restaurantes se animan a incluirla en sus cartas de forma excepcional cuando llega la festividad de San Patricio, patrón de la República de Irlanda, que se celebra anualmente el 17 de marzo. Pero, en cambio, es muy poco habitual que se cocine en las casas. 

La clave está en el bizcocho

Si te hemos convencido de hacerlo, para preparla, la mencionada tarta al whisky es una buena referencia, tal y como explica Moncho López:  “Se trata de la adaptación de una receta clásica, la de los bizcochos de cacao y licor, en la que se sustituye el ron, el whisky o el brandy por una buena cerveza negra”. Versiones para hacer este bizcocho que es la base la tarta hay muchas, pero la primera vez, lo más acertado es copiar la receta de Nigella Lawson, presentadora de televisión británica y cocinera, considerada por muchos la persona que “patentó” la receta.

En su versión de la Guiness cake, Nigella hace el bizcocho con mantequilla, cacao en polvo, azúcar glas -puede ser normal-, crema agria -puedes sustituirla por nata líquida-, dos huevos, un poco de extracto de vainilla, un par de cucharadas y media de bicarbonato, harina y, por supuesto, la cerveza Guiness. El ingrediente estrella se mezcla junto a la mantequilla al fuego hasta que se caliente, y por otro lado se prepara el cacao con azúcar y los huevos con la crema agria y la vainilla.

Por último se unen todas las elaboraciones, también la harina y el bicarbonato, y se vierte sobre un molde engrasado que tenga un grosor importante puesto que el concepto estético de la Guiness cake es que se parezca al de una pinta de esta bebida. Hornea durante una hora aproximadamente a una temperatura de 180 grados, aunque ya sabes que el punto exacto depende de cada horno. 

No te olvides del frosting

Para rematar este dulce, mientras se hornea, prepara un frosting clásico elaborado a base de queso crema, crema o nata y azúcar glas. Nigella utiliza también dos cucharadas de harina de maíz en la mezcla, y hay muchas personas que apuestan por hacerlo con mascarpone en vez de con queso crema. En cualquier caso, lo importante es que quede compacto, con cierto recuerdo a la espuma de la cerveza, porque es a lo que imita. De hecho, tienes que disponer sobre el bizcocho una buena capa gruesa de forma que quede una tarta bicolor con una pinta, nunca mejor dicho, espectacular. 

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo