La tarta de piña en almibar más jugosa y deliciosa de todas

Este pastel cremoso y con cierto sabor ácido se prepara de una forma muy sencilla. ¡Te encantará su textura!

tarta de piña
iStock

Si te gustan las tartas jugosas, blandas y cremosas, este pastel de piña en almíbar que hoy te descubrimos se convertirá en uno de tus nuevos favoritos. Elaborado con jugo de esta ácida y sabrosa fruta tropical y otros ingredientes intensos como el ron y suaves como la vainilla, este postre selecto se prepara de una forma sencilla y rápida, en una sartén al horno.

Puedes preparar esta tarta para rematar cualquier comida de diario -y tenerla lista para merendar o desayunar- o incluso estas próximas Navidades, para sorprender a tus invitados. ¡Toma nota de su receta!

Ingredientes que necesitas:

Para la masa:

  • 1 1/2 tazas (190 gramos) de harina para todo uso
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 6 cucharadas (85 gramos) de mantequilla sin sal, ablandada
  • 1 taza (200 gramos) de azúcar granulada
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharada (15 ml) de ron
  • 1/2 taza (120 ml) de jugo de piña sin azúcar

Para el topping:

  • Unas rodajas de piña en almíbar enlatada
  • 6 cucharadas (85 gramos) de mantequilla sin sal
  • 3/4 taza (145 gramos) de azúcar morena clara compacta

Cómo elaborar esta tarta de piña

Empieza preparando la masa. Tamiza la harina, el polvo de hornear y la sal en un bol grande. En otro, bate la mantequilla en con una batidora eléctrica hasta que esté suave y esponjosa, luego agrega el azúcar granulada, los huevos, la vainilla y el ron y vuelve a batir todos los ingredientes. Por último, añade el jugo de piña.

Agrega muy despacio la mezcla de harina al bol con la mezcla líquida y bate con fuerza para que todos los ingredientes se integren en una masa uniforme.

Prepara el topping derritiendo la mantequilla en una sartén que se pueda meter en el horno. Agrega el azúcar morena y cocina a fuego lento, revolviendo, durante unos cuatro minutos. Aleja la sartén del calor y coloca las rodajas de piña en almíbar sacadas de lata sobre la mezcla de azúcar en círculos concéntricos, superponiendo ligeramente las piezas.

Vierta la masa del principio sobre la cobertura de piña en la sartén y hornea el pastel en el horno de 35 a 45 minutos a 180ºC, hasta que esté uniforme. Deja reposar el pastel en la sartén cinco minutos después de sacarlo, y después, dale la vuelta. ¡Y listo! ¡Ya tienes la mejor tarta de piña posible!

Continúa leyendo