Magdalenas integrales de manzana: trucos y receta para que queden perfectas

La harina integral es un ingrediente beneficioso para tu salud y esta receta es perfecta para incorporarla a tu dieta. Te mostramos cómo hacer magdalenas integrales de manzana.

A veces, nos apetece preparar un dulce que pueda servirnos para servir no solo como postre, sino también como desayuno y merienda. Para eso (y porque aunque los bizcochos están buenísimos, también está bien variar) son perfectas las magdalenas. El origen de este pequeño y delicioso bollito es incierto, aunque la versión popular atribuye su creación a una joven criada francesa que preparó en 1755 estos dulces para Estanislao I Leszczynski, el rey destronado de Polonia. ¡Y vaya invento, estamos enamoradas por completo!

Sea como sea, se han convertido en un imprescindible para las foodies más golosas y además puedes elaborarlas con harina integral, que además es muy fácil de encontrar. Esta harina  proviene del grano de trigo entero sin separación de ninguna parte de él. Lo que le diferencia de la harina blanca, conserva el salvado y el germen de trigo, lo que la convierte en una importante fuente de fibra, vitamina B, hierro y ácidos grasos esenciales. Esta característica es la responsable de que la harina integral posea una cantidad de fibra hasta 3 veces superior que la blanca.

Por esa razón, su valor nutricional es muy elevado que depura el organismo, reduce el colesterol, mantiene los niveles de azúcar en sangre y favorece a una buena digestión. En resumen: consumir harina integral es una buena elección y puedes elaborar recetas tan sabrosas como estas magdalenas (o muffins) de manzana. ¡Se convertirán en tu desayuno favorito! Continúa leyendo para saber cómo hacerlos paso a paso.

Ingredientes:

  • 300 gr de harina integral
  • 1 sobre de levadura química
  • 130 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 2 manzanas Granny
  • 80 ml de aceite de girasol
  • 170 ml de leche desnatada
  • 50 gr de miel
  • Canela
  • Azúcar vainillada
  • Sal

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 200º.
  2. Mezclar los ingredientes secos:  la harina, la levadura, la canela, la pizca de sal, el azúcar y el azúcar vainillada. Tamizamos y reservamos en un bol.
  3. Batir los huevos a temperatura ambiente en un cuenco aparte.
  4. Echar la leche, la miel y el aceite al cuenco donde tenemos los huevos y batimos bien.
  5. Añadir los ingredientes secos reservados previamente y mezclar con movimientos envolventes para que se integren bien.
  6. Pelar y cortar las manzanas en pequeños cubos (o puedes rallarla, si lo prefieres) y añadir a la mezcla anterior.
  7. En un molde de cápsulas (perfectos para este tipo de dulces), verter 2 cucharadas de la masa en cada cápsula y añadir un poco de azúcar por encima.
  8. Meter al horno a 200º, en el modo ventilador y durante 15 minutos. Procura no dejarlas más para que no queden excesivamente secas. Si quieres darles un toque final, puedes espolvorear un poco más de canela por encima o colocar algún tipo de topping.
  9. Sácalas del horno y deja que reposen y se enfríen. Ahora, ya tienes listas tus magdalenas. Consérvalas en un lugar seco (en un recipiente hermético, por ejemplo) para que se mantengan como el primer día. ¡Ahora solo te queda hincarles el diente!
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo