En Masterchef 10 firman la tarta de bodas que sería la peor pesadilla de unos novios

El reto para los aspirantes era crear un postre pensado en los novios y el desastre ha sido mayúsculo.

Desastre total. Si tuviera que ponerle el nombre de una película sería ‘Cuatro bodas y un funeral’”, les dijo Pepe Rodríguez a los aspirantes de MasterChef 10 al acabar la primera prueba de la gala 8. En ella, tuvieron que preparar una tarta nupcial a cinco parejas que las probaron en el plató del programa. Afortunadamente, no era el día de la boda, porque varias de las elaboraciones hubieran hecho tener pesadillas a los novios…

Por parejas, los aspirantes tuvieron que enfrentarse al reto repostero por antonomasia, la tarta nupcial, un postre por capas de bizcochos. Fue Yannick, a la postre el expulsado de la noche —Verónica, una de las favoritas, se quedó a las puertas de la eliminación— quien repartió las tartas entre cada pareja. Él, al ser impares, formó pareja con Amelicious, concursante en la novena edición del programa. Se quedaron la tarta sin azúcar, y aspirante belga repartió el resto: para Adrián y Patricia, la tarta de fondant negro; la vegana para David y María Lo; Claudia y Verónica, con la de superhéroes; y, por último, Luismi y Jokin, se tuvieron que conformar con la tarta sin gluten.

Todas, a excepción de la de Luismi y Jokin, que según los jueces, estaba “rica” y por eso fue elegida la ganadora de la prueba, fueron un desastre. La de Verónica y Claudia fue un desastre estético así que lo disimularon con un clásico "Lo importante está en el interior" al presentarla. El sabor, al menos, mejoró su aspecto.

La tarta de David y María Lo fue el segundo desastre nupcial. Su preparación se quedó a medio hacer, cruda por dentro, pero lo disimularon tanto que no fue hasta que se cortó la tarta, se abrió y se probó cuando ambos aspirantes quedaron en evidencia. Pero todavía quedaba lo “mejor”, la tarta nupcial de Yannick y Amelicious, que venía con sorpresa y no precisamente de las buenas. “¡Es un roscón!”, gritó Pepe Rodríguez al ver que en el interior de la tarta se habían dejado un trozo de papel de horno…

Como no podía ser de otro modo, Jordi Cruz lo resumió con su implacable tono crítico: "Lo que habéis hecho, no tiene nombre", les dijo. "Este reto no debería de haber sido complicado, porque además contabais con la receta y trabajabais en pareja, ni siquiera teníais que crear una tarta, teníais que replicar una", añadió Samantha. Solo Jokin y Luismi cumplieron el objetivo de replicar una tarta nupcial digna.

Yannick, expulsado

Aunque fue la primera prueba de la gala 8 la que dejó el momento vital de la noche en MasterChef10, el programa continuó con una interesante prueba de exteriores en la que los aspirantes tuvieron que preparar un gran menú del chef Rodrigo de la Calle, propietario de ‘El Invernadero’, restaurante con estrella Michelín en Madrid especializado en vegetales. 

Verónica, María Lo, Yannick o Claudia perdieron esta prueba y se jugaron la eliminación en una difícil prueba final donde tuvieron que cocinar el famoso plato del cocinero Paul Bocuse, “pollo de bresse en vejiga”. Hasta Jordi Cruz, que no había practicado nunca la técnica de esta receta, se animó a ponerse el delantal. 

Solo María Lo, otra de las favoritas al triunfo final de la edición, fue aplaudida por los jueces. Verónica, que había quedado satisfecha con su plato, no gastó el pin de la inmunidad y pudo costarle caro, pero se salvó por los pelos de la expulsión, que recayó en Yannick.

Continúa leyendo