Muffins de maíz para chuparse los dedos: ¡así se hacen!

Estos esponjosos pastelitos se preparan con harina de maíz y un toque de queso cheddar delicioso. ¡Te encantarán!

muffins de harina de maiz
iStock

Desde que los muffins llegaron a nuestras vidas hace ya bastante tiempo, estas son un poco más dulces. Estas clásicas magdalenas de nombre inglés se pueden preparar con muchos ingredientes - calabaza, chocolate, plátano, manzana, avena, arándanos…- y por su sabor dulce y textura esponjosa, son deliciosas. Son un tentempié perfecto para tomar en el desayuno, en la merienda o para tomar en la sobremesa después de comer,  y casan bien con cualquier bebida caliente: un té, un café…

Ahora te proponemos una receta muy fácil para preparar muffins que te encantará y con la que te chuparás los dedos: unos sencillos pastelitos de maíz, a los que hemos decidido incorporar un toque de queso cheddar para hacerlos más intensos.  ¡Su sabor te encantará! ¿Y lo mejor de todo? Tardarás menos de 30 minutos en tenerlos listos. ¡Toma nota de la elaboración!

Ingredientes que necesitas:

  • 1 taza y media de harina de trigo común
  • 1 taza de harina de maíz
  • Una tazita de azúcar blanco
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • Una tazita de bicarbonato sódico
  • Una pizca de sal
  • Media taza de queso cheddar rallado
  • 1 huevo mediano
  • Media taza de aceite de maíz
  • Taza y media de leche

Paso a paso

Para empezar precalienta el horno a 190ºC y engrasa un molde para muffins con un poco de aceite o de mantequilla. Después, en un bol grande añade la harina de maíz y de trigo, el azúcar, la levadura, el bicarbonato, la sal y el queso cheddar rallado. 

En otro bol grande, añade el huevo, el aceite de maíz y la leche. Mezcla bien todos los ingredientes con una varilla para que se integren bien. Con ayuda de una espátula, vierte este bol (con los ingredientes líquidos) al bol anterior, con los ingredientes secos. Remueve toda la mezcla bien, hasta que se hayan humedecido por completo y obtengas una masa uniforme y homogénea.

A continuación, vierte la masa final en el molde engrasado para los muffins. Mete la bandeja al horno durante unos 20 minutos, hasta que veas que los muffins están doraditos, esponjosos y firmes. Pasado este tiempo, saca el molde del horno y déjalo reposar 5 minutos antes de desmoldar las magdalenas, para que no se rompan. ¡Y ya puedes disfrutar de ellas! Puedes tomarlas recién hechas, y espolvorearlas, por ejemplo, con un poco de coco rallado, almendras picadas o incluso con nata o sirope de chocolate. ¡Te encantarán!

Continúa leyendo