Pan de calabaza: los pasos para preparar este manjar de otoño

Este pan dulce y esponjoso es perfecto para los días de octubre. Así se prepara.

calabaza
iStock

Si hiciésemos un listado con los alimentos más típicos del otoño, en el primer puesto estaría, seguramente, la  calabaza. Esta hortaliza de carne naranja, de sabor dulce y llena de nutrientes y antioxidantes es una de las más consumidas en las primeras semanas de la estación, sobre todo cuando Halloween -la noche más terrorífica del año- la toma como protagonista a finales de octubre.

La calabaza es un alimento muy agradecido, que admite multitud de elaboraciones: cremas, ensaladas, smoothies, tartas, bizcochos, revueltos… ¡incluso se puede elaborar pan de calabaza! Sí, has leído bien… este pan dulce, de miga esponjosa y un precioso color dorado, es perfecto para sustituir al clásico pan de trigo durante los días de otoño. ¿Te interesa aprender a prepararlo? ¡Es realmente fácil!

Ingredientes:

  • 500 gramos de calabaza troceada (pelada y sin semillas) o 300 gramos de puré de calabaza.
  • 2 cucharaditas de levadura seca de panadería
  • 2 cucharaditas de miel
  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 2 cucharaditas de sal

Cómo preparar pan de calabaza

Si no tienes puré de calabaza, prepáralo tú misma: para ello cuece a fuego lento la calabaza pelada y sin semillas durante unos 20 minutos, después escúrrela y triturala con una batidora eléctrica hasta obtener la pasta.

hacer pan de calabaza
iStock

A continuación, pon en un bol 60 ml del agua de la cocción de la calabaza y añade la levadura seca. Deja reposar la mezcla un par de minutos para que se disuelva bien, y después añade la miel y vuelve a removerla. Poco después añade también la harina, la sal y el puré de calabaza. Mezcla todos los ingredientes despacio, hasta que consigas formar una masa espesa y uniforme.

Después, te tocará amasar la masa sobre una superficie lisa durante unos 10 minutos aproximadamente, hasta que la masa sea homogénea y sobre todo, elástica. Colócala en otro bol y déjala reposar, cubierta con un paño de cocina o con papel transparente, durante al menos hora y media.

Pasado este tiempo dale a la masa una forma redondeada y colócala sobre una bandeja de horno untada con un poco de aceite de oliva. Vuelve a taparla y dejála reposar una hora más, hasta que duplique su tamaño.

Por último, toca hornear el pan. Mete la bandeja al horno a 220ºC durante 40 minutos, hasta que el pan haya conseguido un color dorado. ¡Y listo! Puedes decorar el pan con azúcar glass o con semillas de calabaza, para un toque crujiente. ¡Estará delicioso!

Continúa leyendo