Pan de soda irlandés: la receta que no conocías pero necesitabas en tu vida

Es un 'pan rápido' que podrás hacer sin levadura y al que puedes añadir los ingredientes que quieras. Es el pan de soda irlandés o 'Irish soda bread' y te aseguramos que vas a querer probar esta receta.

Responde al nombre de Irish soda bread y es un pan típico de Irlanda que se elabora tradicionalmente con bicarbonato sódico, harina, sal y suero de mantequilla. La levadura, tan habitual en las recetas de repostería, se sustituye por el bicarbonato. En su origen se elaboraba tanto al horno como en la sartén y se añadían ingredientes extra como los frutos secos o las pasas.

Es considerado un ‘pan rápido’ porque no necesita tiempo de levado. Crece debido a la reacción que se desencadena cuando el bicarbonato y el ácido láctico del suero de leche (también conocido como buttermilk) produce dióxido de carbono. Para potenciar aún más la reacción, hay quien añade cremor tártaro, que es un producto derivado del vino y que también se utiliza en repostería. Su función original es corregir de la acidez del vino. 

¿A que suena apetecible? Si te están entrando ganas de hacerlo (que no nos extraña), debes tener en cuenta que es una receta en la que tendrás que andar mañosa, ya que al mezclar todos los ingredientes hay que darle forma de bolita rápidamente para aprovechar el gas formado por la reacción.  El resultado de esta creación es casi un bizcocho, más que un pan, de miga dura y que suele secarse bastante deprisa. Por eso apúntate este tip: no tardes en servirlo, será mejor que lo comas aún caliente y no lo dejes estar muchos días.

Tradicionalmente no se servía con grandes florituras, pero como suele ocurrir, las recetas evolucionan y ahora se sirve con mermelada y mantequilla, mezcla ideal para acompañar un buen té irlandés (o cualquiera que tengas por casa). ¿Tienes ganas de probarlo? He aquí la receta.

Ingredientes:

  • 600 g de harina integral de trigo
  • 300 g de harina de trigo
  • 18 g de bicarbonato sódico
  • 15 g de sal
  • 75 – 100 g de pasas de corinto
  • 75 – 100 g de arándanos secos
  • 675 ml de suero de mantequilla
  • Agua para pincelar el pan
  • 40 g de copos de avena
  • 38 g de mantequilla (opcional)
  • 8 g de azúcar moreno (opcional)

Elaboración:

  1. Calentar el horno a 220ºC y untar una cazuela de hierro con mantequilla, y a continuación la espolvoreamos con harina para que nuestro pan no se quede pegado.
  2. Tamizar las harinas con la sal y el bicarbonato sódico. Este es un paso que te recomendamos hacer al menos tres veces para que no se formen grumos después.
  3. Añadir el azúcar y la mantequilla en pequeñas porciones para que sea más fácil y mezclar bien.
  4. Añadir los frutos secos y mezclar muy bien.
  5. Incorporar el suero de leche poco a poco, mezclando todo bien, hasta que el resultado sea una masa homogénea.
  6. Darle forma de bola y la aplanamos con las manos.
  7. Con ayuda de un pincel de cocina, bañar la masa con agua y echamos copos de avena por encima.
  8. Colocar en la cazuela, cubrimos y horneamos durante 20 minutos.
  9. Pasado este tiempo, bajar la temperatura a 150º y dejar otros 20 minutos tras retirar la tapadera. Ve controlando el estado del bizcocho, ¡no se vaya a quemar!
  10. Retirar la sartén y dejar reposar antes de sacar el dulce y emplatar. ¿Lista para probarlo?
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo