Vídeo de la semana

Pandoro: no todo son panettones en Italia cuando se acerca la Navidad

¿Conoces este dulce navideño oriundo de Verona que amenaza con destronar a su primo hermano más allá de Italia?

iStock
iStock

El panettone se ha convertido en un dulce imprescindible en las semanas previas a Navidad y en el comienzo de las fiestas navideñas. Ya no podemos hablar de fiebre o de tendencia pasajera porque hace años que nos conquistó y ya está más que adoptado dentro del extenso repertorio de dulces nacionales. Es uno más. 

Así lo demuestran los lineales de los supermercados, que los venden como churros, y las mejores pastelerías del país, que compiten por hacer el más rico y también, en algunos casos, el más original. 

Sin embargo, recientemente empezamos a oler, aunque sea todavía de lejos, a pandoro, el “primo hermano” del panettone que amenaza con destronarle en los próximos años o, como poco, con plantarle cara seriamente, cosa que ya hace en Italia, donde no todo son panettones en Navidad

Sin ir más lejos, en los últimos días hemos visto como panaderías del nivel de la madrileña Panem, recién galardonada con el premio al mejor croissant de España —no dejes de probarlo si tienes la oportunidad—, explora el universo del pandoro. “Textura sorprendentemente delicada y muy aromático. Con una elaboración técnicamente superior al panettone”, decía su equipo tras formarse y aprender a hacer este bollo jugoso que para Massimiliano Liberatore, maestro de ambos dulces navideños italianos, “es el rey de los brioche”. 

Sus peculiaridades

Las expectativas son altísimas a simple vista con el pandoro (pan de oro en castellano), cuya estética en forma de estrella de ocho puntas no puede ser más atractiva, especialmente si te gusta el pan. Pero es muy probable que nunca hayas oído hablar de este pan enriquecido con huevos, azúcar y miel y servido con azúcar glas espolvoreado por encima cuyo origen se remonta a la Edad Media (siglo XIII), época en la que era una joya culinaria prohibitiva, solo apta para la clase noble veneciana.

Seis siglos después de aquello, en 1894, Domenico Melegatti consiguió la patente para elaborar el pandoro, que finalmente se explotó comercialmente por la empresa Bauli, que todavía lo produce en la actualidad, aunque lógicamente tiene mucha más competencia que entonces. 

De aroma y esponjosidad adictivos, y textura suave y ligeramente hojaldrada, dicen los que saben, el pandoro ya se puede encontrar hoy en día en sabores que se alejan de la receta tradicional, que no lleva relleno, a diferencia del panettone. El sello Bauli, sin ir más lejos, los elabora de chocolate, de crema de limón o de stracciatella. 

En lo que sí se parece a su gran rival por conquistar los paladares cuando se acerca la Navidad en Italia es la dificultad para prepararlo en casa, aunque hemos estado practicando con distintas recetas, por lo que estamos en disposición de recomendarte al menos una, para que puedas aprender más sobre cómo hacerlo. 

La receta en cuestión es de las hermanas Simili, de su libro Pan y dulces italianos, a la venta aquí en castellano, pero puedes seguirla con todo lujo de detalles y consejos previos en el blog de cocina Bake-Street. Hasta ahora es la que mejor nos ha quedado; eso sí, debes armarte de paciencia y tener cierta mano en la cocina porque no es una elaboración fácil de hacer.   

La buena noticia es que, como te decíamos anteriormente, es muy probable que poco a poco empieces a verlo entre las novedades de tu panadería favorita, así que permanece atento y date un capricho en cuanto lo veas porque merece y mucho la pena.

También te puede interesar:
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo

#}