Aprende a preparar un pudin de pan de calabaza

Uno de los mejores postres que se puede degustar en estas fechas es el pudin de calabaza, elaborado con trozos tiernos de esta hortaliza y migas de pan.

Con permiso del boniato, la calabaza es uno de los alimentos más típicos del otoño. Nutritiva, llena de nutrientes y antioxidantes y con un color naranja de lo más característico, esta hortaliza es la protagonista indiscutible de finales de octubre, cuando llega Halloween -la noche más terrorífica del año- y empiezan los días de frío, en los que buscamos alimentos reconfortantes.

La calabaza es un alimento muy agradecido, que se puede preparar de numerosas formas: cremas, ensaladas, pan… y por supuesto, en platos de repostería. De hecho, uno de los mejores postres que se puede degustar en estas fechas es el pudin de calabaza, elaborado con trozos tiernos de esta hortaliza y migas de pan con leche. De una textura esponjosa y un sabor dulce irrepetible, con él rematarás cualquier comida o cena por todo lo alto. ¿Te interesa aprender a prepararlo? ¡Es realmente fácil!

Ingredientes:

  • Media taza de azúcar blanca
  • 2 cucharadas de canela en polvo
  • Media cucharadita de nuez moscada
  • Media cucharadita de sal
  • 4 huevos grandes
  • 2 yemas de huevo
  • Media taza de crema de leche
  • 1 taza de leche
  • 400 gramos de calabaza cocida y hecha puré
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 500 gramos de pan desmigado

Cómo preparar pudin de calabaza

Preparar este delicioso pudin es realmente fácil y rápido. Para empezar mezcla en un bol la media taza de azúcar, la canela en polvo, la nuez moscada, y la sal. También los huevos, las yemas, la leche, la crema de leche, el extracto de vainilla y el puré de calabaza, muy bien picado. Mezcla todo con unas varillas, hasta que consigas una masa uniforme y homogénea.

receta pudin calabaza
iStock

Por otro lado, coloca las migas de pan, lo más trituradas que puedas, en otro bol grande. Vierte la mezcla anterior sobre el bol de las migas con mucho cuidado y remueve para que todos los ingredientes se mezclen bien. Por último, deja reposar la masa unos 10 minutos, para que las migas se reblandezcan todo lo posible.

¡Ya sólo queda hornear! Vierte la mezcla en un molde (mucho mejor si es rectangular o cuadrado) y mételo en un bandeja en el horno a 200ºC, durante unos 45 minutos. Cuando veas que el pudins se ha dorado y cuajado, será hora de sacarlo.

Déjalo enfriar y sírvelo acompañado de nata, caramelo, sirope de chocolate y algunos frutos secos triturados por encima. ¡Y te chuparás los dedos con este postre de otoño!

Continúa leyendo