Pastel de ruibarbo, mejorado: ¡sácale todo el partido!

Preparado con tapioca en vez de harina y azúcar moreno, este pastel está todavía más rico que la clásica tarta de ruibarbo y fresas. ¡Aprende a prepararlo!

pastel ruibarbo
iStock

Hace muy poco te contamos cómo preparar una deliciosa tarta de ruibarbo y fresas, una receta muy famosa en algunos países como Alemania o Suecia y de un ligero sabor ácido de lo más apetitoso. Aquel pastel estaba hecho con la curiosa verdura, con fresas, harina y azúcar blanca. Pero… ¿y si te dijéramos que puedes mejorar esa receta todavía más? La clave está en sustituir la harina común por otra más especial: la harina de tapioca, y cambiar el azúcar blanco por el azúcar moreno, para que no tape tanto el sabor del resto de ingredientes.

¿Interesada en preparar esta nueva versión de la tarta de ruibarbo? Toma nota de esta receta mejorada, te encantará.

Ingredientes:

  • Masa para pastel de doble corteza.
  • 3 tazas y media de ruibarbo en rodajas.
  • 3 tazas y media de fresas peladas y en rodajas.
  • Media taza de azúcar granulada
  • Un cuarto de taza de azúcar moreno
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • Una cucharadita de sal
  • Un cuarto de taza de tapioca de cocción rápida
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal cortada en trozos pequeños.
  • 1 yema de huevo grande batida
  • Agua

Paso a paso

Precalienta el horno a 200 grados. Después, en una encimera bien enharinada, coloca la mitad de la masa para pastel formando un círculo grande y fino y colócala como base en un molde para hornear de forma redonda.

A continuación mezcla muy bien el ruibarbo en rodajas, las fresas en trozos pequeños, el azúcar moreno, el jugo de limón, la sal y la tapioca en un bol grande. Coloca este relleno dentro de la base para la tarta y añade también pequeños trozos de mantequilla sin sal. 

Para terminar, amasa la otra mitad de la masa para pastel y cólocala sobre el relleno y el molde, cerrando la tarta. Recorta los trozos de masa que sobren por los lados y envuelve la tarta de forma decorativa. Por último pasa el pastel a una bandeja nueva para hornear y unta la superficie de la masa con un poco de yema de huevo. Hornea la tarta durante 20 minutos a 200ºC, y después, unos 20 o 30 minutos adicionales a 170ºC, hasta que el pastel esté bien dorado. Retira del horno… ¡y listo!

Deja que el pastel se enfríe por completo a temperatura ambiente, para que sus jugos se vuelvan más espesos. Y eso sí, consúmela antes de tres días.

Continúa leyendo