Pudding de chocolate: te enseñamos cómo hacerlo

Esta receta de aprovechamiento es ideal para dar salida a algunos alimentos que tenemos en casa y además es perfecta para las más golosas. Te enseñamos a preparar un pudding de chocolate de 10.

El pudding de chocolate, conocido entre nosotros como 'puddin' o 'budín de chocolate', es uno de los postres caseros generalmente más aceptados por todo tipo de personas, y suele hacer especial ilusión a los niños. Es un plato típico de la gastronomía anglosajona y estadounidense, cuyos ingredientes varían según nuestra ubicación (con migas de pan, bizcocho, arroz…). Existen dos tipos de pudding, uno cocido que se enfría luego y el resultado es parecido a unas natillas, y otro horneado y parecido a un bizcocho.

En realidad, hacer un pudin de este tipo es la mejor forma de aprovechar esos restos de pan, bollos, magdalenas y croissants que no sabemos a veces qué hacer con ellos o que se nos han quedado muertos de risa al fondo de la alacena. Hay que advertir, de entrada, que debe reservarse para ‘ocasiones especiales’, ya que su aportación energética y calórica no recomienda su excesivo consumo. ¿Cómo hacer este postre delicioso en casa? Aquí os compartimos la receta tradicional.

Ingredientes (para 8 raciones):

  • 1 barra pequeña de pan
  • 150 gramos de azúcar
  • Medio litro de leche
  • 6 huevos
  • Ralladura de naranja
  • Esencia de vainilla
  • 150 gramos de chocolate (cuanto más puro, mejor)
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 150 ml de caramelo líquido

Elaboración:

  1. Primero se pone a calentar la leche, echando el cacao en polvo y la ralladura de la naranja. Se deja calentar sin llegar a hervir, a fuego muy lento durante unos 10 minutos.
  2. Se trocea la tableta de chocolate y se añade a la leche caliente, se remueve lentamente y con cuidado, mejor con cuchara de madera,  durante 5 minutos para que no se pegue y queme la mezcla.
  3. En un bol se introducen los huevos y el azúcar, y se bate hasta que quede una salsa espumosa a la que luego se añade la leche y el pan cortado en rebanadas, luego los huevos y batimos todo hasta que quede una masa de aspecto cremoso.
  4. Es el momento de preparar el caramelo (aquí te contamos cómo se hace). Una vez que lo tenemos, bañamos el molde que hayamos elegido por todos los lados y una vez enfriado el caramelo (sólo cuando ya se haya creado una capa sólida) echamos sobre él la masa cremosa que ya tenemos preparada.
  5. Se precalienta el horno a 200º C, llenamos una bandeja con agua y se espera hasta que empiece a hervir, o sea, aproximadamente diez minutos. Se mete el molde del pudding al horno durante una media hora hasta que cuaje y dore. Hay  que tener cuidado al vaciar el agua de la bandeja, dejando que se enfríe. Esto es para aportar humedad y que el pudding no nos quede muy seco.
  6. Se deja enfriar el pudding en el frigorífico y se  desmolda dos  horas después,  ayudándonos con un cuchillo  para separar bien los bordes, pues es fácil que tiendan a quedar pegados. Se puede servir con algo  de nata montada, helado o con unas frutas adecuadas. Es un postre muy sencillo y rápido de preparar, ideal para una tarde en que los niños colaboren un poco, cuidando de que no se acerquen demasiado al horno. ¡Y siempre sabrá riquísimo!
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo