Receta de merengue suizo: cómo hacerlo paso a paso

El merengue suizo se caracteriza por tener una textura tanto interior como exterior mucho más suave, motivo por el cual suele ser comúnmente usado para decorar otros postres y dulces. Te descubrimos cómo puedes hacerlo fácilmente.

Receta de merengue suizo
Foto: Istock

¿Sabías que existen distintos tipos de merengue? Uno de los más clásicos, populares y conocidos es el denominado como merengue francés, con una consistencia crujiente por fuera pero realmente suave por dentro. Además, se caracteriza por ser muy fácil de elaborar.

El merengue italiano, por otro lado, se elabora a partir de claras de huevo batidas a las que se les añade un jarabe de azúcar calentado entre 110 a 120 ºC, muy común para determinadas preparaciones, como en tartas de limón con merengue, espumas o soufflés congelados.

Pero el merengue suizo se caracteriza por ser ligeramente diferente, puesto que consiste en un tipo de merengue realmente especial, dado que se elabora a partir de claras de huevo “cocidas” en almíbar de azúcar glas montadas al baño maría. 

El resultado es más que delicioso: obtenemos un merengue menos aireado y menos crujiente, tanto por fuera como por dentro, pero con una textura y sabor realmente característicos. De hecho, debido a esa textura tan particular es uno de los merengues más usados para decoración. 

Para conseguirlo, las proporciones habituales son una clara de huevo por su doble peso en azúcar glas. Y, al igual que el merengue francés, se cocina en el horno hasta que adquieren la textura y consistencia deseadas.

No en vano, la textura del merengue suizo se caracteriza por ser mucho más compacta que la del merengue francés, motivo por el cual es una opción ideal para decorar infinidad de postres (por ejemplo, troncos navideños de chocolate), o para la elaboración de merengues secos o pavlovas.

En cualquier caso, además de su peculiar textura, una de sus principales ventajas es su conservación, ya que es enormemente resistente a la humedad, pudiendo ser conservado durante varias semanas, siempre y cuando sea debidamente almacenado en una caja o recipiente cerrado herméticamente. 

¿Su desventaja? Es cierto que únicamente encontramos una: requiere una cocción ciertamente larga en el horno, la cual suele durar alrededor 30 minutos aproximadamente, aunque todo dependerá del tamaño de las figuras o los elementos decorativos a cocinar.

Cómo hacer merengue suizo

Cómo hacer merengue suizo
Foto: Istock

Ingredientes:

Elaboración:

Empezamos separando bien las yemas de huevo de las claras. Recuerda que es de vital importancia que no quede ningún resto de las yemas en las claras, ya que de ser así nuestra receta de merengue se estropeará desde un primer momento y no podremos hacerla.

Colocamos un cuenco resistente al calor en el interior de una cacerola, y vertemos agua en la cacerola. Calentamos al fuego, y cuando el agua esté caliente, vertemos tanto las claras de huevo como el azúcar glas en el interior del cuenco. Batimos bien hasta que la consistencia empiece a espesarse.

Al igual que se hace con el merengue italiano, el control de la temperatura en el momento de la cocción de las claras y el azúcar al baño maría es fundamental, por lo que es aconsejable tener a mano un termómetro de cocción.

Una vez que se hayan alcanzado los 60 ºC, retiramos la preparación del agua caliente, con cuidado de no quemarnos, y batimos bien hasta que se enfríe. Luego, vertemos el merengue suizo en una manga pastelera.

Colocamos papel de horno en la bandeja de hornear, y con la ayuda de la manga pastelera hacemos las formas que más nos interesen. Simplemente deja correr tu lado creativo. Por ejemplo, puedes diseñar unas hermosas setas para tu tronco navideño. O, con la ayuda de una punta estriada, elaborar merengues suizos en forma de roseta.

Finalmente, introducimos en el horno y cocinamos a 100 ºC durante 30 minutos, para las piezas más pequeñas. En caso de que las piezas de merengue sean más grandes, es conveniente ampliar un poco el tiempo de cocción de las mismas al horno.

Recuerda: siempre y cuando sea adecuadamente conservado, el merengue suizo puede durar varias semanas. ¿Lo ideal? Conservarlo en recipientes herméticos, a menos que se vayan a utilizar inmediatamente para decorar otros postres y elaboraciones dulces.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo