Recetas de Nutella saludable para disfrutar sin remordimientos

Existe una forma más saludable de disfrutar de esta clásica crema de chocolate y avellanas que tanto nos gusta a los amantes del dulce. Te damos el paso a paso para hacerla en casa y comer sin remordimientos.

Nutella saludable (foto: iStock)

Amantes del dulce, hoy os traemos una receta que seguro se convierte en una de vuestras favoritas por tres motivos: la primera porque está deliciosa, la segunda porque es saludable y la tercera porque es facilísima. Tres razones fundamentales por las que no te dará pereza meterte en la cocina y más cuando el resultado es tan agradecido. 

Aunque, mejor dicho, deberíamos hablar no de una sino de varias recetas porque existen diversas formas de conseguir el mismo resultado que no es otro que el de una sabrosa crema de avellanas y chocolate

Por mucho que intentes llevar una alimentación sana, sabemos que uno de tus puntos débiles es un buen sandwich de Nutella, razón por la cual hemos querido que aprendas de una vez por todas a elaborar tu mismo esta versión de esta crema industrial de origen italiano que querrás comer a cucharadas del mismo bote. Porque, aunque la que nació como una simple pasta y recibió el nombre de Giandujot tras la Segunda Guerra Mundial es realmente adictiva, cualquiera de estas fórmulas no tiene nada que envidiar a la original. 

La opción más saludable

La gran cantidad de azúcar que lleva junto con el aceite de palma, son los principales enemigos de quienes son grandes amantes de la Nutella pero no quieren perder sus buenos hábitos por ella. Por suerte, no siempre hay que renunciar a las tentaciones, muchas veces se trata simplemente de adaptarlas para poder sucumbir ante ellas. En este caso se trata simplemente de eliminar esas dos partes de la ecuación para comprobar si sigue funcionando, ¡y vaya si lo hace! 

Solo necesitarás 150 g de avellanas tostadas (o crudas y hornearlas tú previamente), 150 g de chocolate negro (mínimo 50% de cacao), una cucharada de aceite de oliva y una pizca de sal. Puedes añadirle también de forma opcional unas gotas de esencia de vainilla. Pica los frutos secos con la sal y, cuando esté formada la pasta, añade el aceite para que quede más untuoso. Después, derrite el chocolate al baño maría, añádelo a la mezcla y vuelve a batir hasta que quede todo integrado. 

¡No tiene nada que envidiarle a la Nutella original! 

Aunque esa es la opción que más se asemeja a la fórmula que todos conocemos, también puedes probar a cambiar las avellanas por otro fruto seco como los anacardos; sustituir el chocolate de tableta por cacao puro en polvo (en cuyo caso tendrás que añadir algo que ayude a crear la consistencia deseada como por ejemplo miel o sirope de agave que endulzará aún más) o añadir otros elementos endulzantes que le dan tratamiento más tipo mousse como plátano, aguacate, yogur o incluso leche. 

La cuestión es conjugar bien todos los elementos y darle esa cremosidad que necesita para su buen uso. 

Las claves para acompañarla

Lo bueno de que sea una opción más saludable que la original es que puedes comerla sin ningún tipo de remordimientos y eso hace que puedas untarla en una rebanada de pan siguiendo los gustos tradicionales, aprovecharla como aderezo de tortitas ,gofres o crêpes, emplearla como un ingrediente más en diferentes postres tipo bizcochos, tartas o, directamente, comerla a chucharadas.

¡Imposible resistirse! 

Continúa leyendo