Vídeo de la semana

Receta de pan de calabaza con especias, nueces y pasas: ideal para el otoño

Si te apasionan los sabores especiados tan característicos del otoño no te pierdas este esponjoso pan de calabaza con especias, al que le añadimos nueces y pasas.

Receta de pan de calabaza con especias
Foto: Istock

¿Quién podría resistirse a un bizcocho elaborado con algunos de los ingredientes típicos del otoño? Aunque es cierto que puede ser preparado y cocinado en cualquier momento del año, no hay duda que disfrutarlo durante esta época tiene algo de especial.

Si te encanta elaborar bizcochos y pasteles en el popular molde para Bundt, no hay duda que esta receta de pan de calabaza con especias te encantará. Y es que este exquisito pan húmero está relleno de nueces y pasas, con una textura esponjosa y un sabor tan delicioso, que difícilmente podrías resistirte a prepararlo durante esta época otoñal.

No obstante, como veremos en el apartado dedicado a ello, es perfectamente posible sustituir las pasas por arándanos secos. O, simplemente, no utilizar ninguna de las dos opciones. Eso sí, es preferible picar muy bien las nueces para que se combinen bien con la masa, y no encontrar trozos demasiado grandes.

A la hora de consumirlo, puede servirse como pan de desayuno, acompañándolo con un poco de mantequilla o queso crema y una buena taza de café, condimentarlo con mermelada o incluso con nata montada y servirlo como postre. Incluso es posible rociar un poco de glaseado sobre el pan, de manera similar a como lo hacemos con los populares bollos de canela.

Cómo hacer pan de calabaza con especias, pasas y nueces

Cómo hacer pan de calabaza con especias, pasas y nueces
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina
  • ½ cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • ½ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de clavo molido
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 taza de aceite de girasol (o de oliva)
  • 3 huevos
  • 450 g de puré de calabaza
  • 1 taza de nueces bien picadas
  • 1 taza de pasas (o arándanos secos)

Elaboración:

Comenzamos precalentando el horno a 180 ºC. Engrasamos y enharinamos un molde para pasteles Bundt de 25 centímetros. 

En un tazón, combinamos la harina, la levadura, el bicarbonato de sodio, la nuez moscada, el clavo, la canela y la sal. Mezclamos hasta conseguir que los ingredientes se combinen bien.

En otro tazón grande, combinamos los huevos, el aceite y el azúcar. Batimos a baja velocidad hasta conseguir que todo esté bien mezclado. Añadimos el puré de calabaza y volvemos a batir de nuevo.

Ahora, de forma gradual y poco a poco, añadimos los ingredientes secos tamizados a nuestra mezcla de huevo y calabaza, revolviendo bien después de añadir cada uno de los ingredientes. Una vez mezclados, incorporamos las nueces y las pasas. 

Vertemos ahora la masa en nuestro molde para pasteles Bundt que hemos preparado anteriormente, introducimos en el horno y horneamos durante alrededor de 1 hora y 15 minutos, aproximadamente, o hasta que al introducir un palillo de madera en el centro este salga limpio.

Cuando esto se cumpla, retiramos con cuidado de no quemarnos el pan del horno, y lo dejamos enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos antes de sacarlo del molde. Dejamos que se enfríe por completo antes de cortarlo.

Si lo deseas, puedes rociar con un simple glaseado de vainilla (sobre cuya receta te hablaremos a continuación), o espolvorear con azúcar glas. A servir y disfrutar.

Algunas variaciones deliciosas

Como te hemos comentado, si no deseas usar pasas puedes sustituirlas por arándanos secos. También puedes sustituir las nueces picadas por cualquier otro fruto seco, desde pistachos a avellanas o almendras.

Cómo hacer un glaseado de vainilla ideal para este pan dulce

Ingredientes:

  • 2 tazas de azúcar glas
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 a 4 cucharadas de leche
  • 4 cucharadas de mantequilla derretida

Elaboración:

Comenzamos tamizando en un tazón mediano el azúcar glas. Añadimos la mantequilla derretida, 2 cucharadas de leche y la vainilla. Removemos para mezclar bien. 

Seguidamente, procedemos a batirlo con la ayuda de una batidora eléctrica, hasta que quede bien suave y cremoso. Si es necesario, para alcanzar la consistencia deseada puedes añadir un poco más de leche.

Una vez conseguida la textura adecuada, simplemente rocía este delicioso glaseado de vainilla sobre tu pan de calabaza cuando se haya enfriado del todo. Es delicioso y quedará genial.

Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo

#}