Recetas con higos para disfrutar de postres sanos

Estos frutos dulces son un ingrediente maravilloso para endulzar de forma natural las mejores recetas caseras.

Si te has criado en zona de higueras, que en España son muchas, tendrás un cariño especial a esta fruta que todos esperábamos con los abrazos abiertos al final de esos veranos que nunca volverán. Los higos endulzaban de manera natural las semanas previas de la vuelta al cole, cuando mirábamos al cielo con la añoranza de saber que ya no anochecería más allá de las 9 hasta después de superar un nuevo curso al completo. 

La niñez y la adolescencia ya no sobreviven en nosotros. Queda el recuerdo, por supuesto, muy vivo. Desgraciadamente, no puede ser igual de positivo en todos los casos, pero si algo tiene el higo es que tiene una carga nostálgica de felicidad que nunca se borrará para todas aquellas personas que se identifiquen con estas palabras, ¿verdad? El higo es familia, es pueblo, es, como escribiría Sara Carbonero en su Instagram, sinónimo de #slowlive. Y eso sí que jamás cambiará, de ahí que esperemos su llegada para comerlos a puñados, algo que es casi una obligación cuando madura porque es una fruta cuyo cénit dura muy poquitas horas, apenas dos o tres días. 

Y si nunca has comido mucho higo porque no tienes la costumbre adquirida, eres bienvenida al club. En cuanto le des el primer bocado a uno entenderás de lo que estamos hablando. Pocos alimentos mejores que este para aportar dulzor natural a recetas saladas, mismos matices que la convierten en una materia prima superlativa para elaborar distintos postres mucho más sanos que la mayoría porque tienen la ventaja de que, gracias a ese claro sabor dulce, puedes controlar muchísimo más el factor más peligroso de la repostería: el azúcar.

Copa de mascarpone con higos, miel y galletas machacadas

Con los higos se pueden hacer postres en los que estos se manipulen y otros en los que incluirlos frescos, simplemente cortados. Es el caso de esta copa hecha a base de mascarpone rebajado con leche para darle más cremosidad. Picas unos higos por encima, un poco de galleta machada que también puedes poner en la base y terminas con una pizca de miel. Más healthy, sustituyendo miel y galletas por un puñado de nueces, por ejemplo. Y también puedes cambiar el mascarpone por un yogurt cremoso, tipo griego. 

Tarta tatín de higos

En internet y bibliografía culinaria circulan muchísimas recetas de tartas con higo. De queso, con manzana o solo con higo. Una de las que más nos gusta de estas últimas es hacerla tipo tatín, con hojaldre o masa quebrada cocinada al horno, que es una elaboración más original que las otras opciones.

Mousse de higos con chocolate negro en polvo

Mousse de higos
Mousse de higos (Foto: iStock)

Puedes invertir el orden y hacer un mousse de chocolate negro sobre el que coloques higos muy picados, pero nos gusta más hacer el mousse con esta fruta dulce y espolvorear cacao puro por encima. La receta original lleva azúcar, pero puedes reducirla mucho al ser el higo tan dulce o sustituirla por otro edulcorante.

Cheesecake de higo sin hornear

Las tartas de queso y los higos se llevan de maravilla. Horneadas quedan muy ricas, pero esta opción es muy interesante también porque se utiliza el higo fresco, laminado, como sustituto de las clásicas mermeladas que se colocan en la parte superior de las cheesecakes frías. La receta de la tarta que hagas siempre en casa, con tus quesos fetiche, pero con un toque original y más saludable.

Tortitas de avena con compota de higos sin azúcar

También se puede elaborar con esta fruta una maravillosa mermelada o una compota, que tiene la ventaja de que queda mejor si quieres evitar el azúcar industrial. Con un chorrito de zumo de limón, agua, canela y vainilla fresca al gusto, cocínalos despacito hasta que se consuman los líquidos y los higos se desmenucen lo suficiente para poder triturarlos una vez retires las especies. Utiliza la compota para tostadas y para hacer un postre dulce como puede ser un crepe o una tortita, que para que sea más saludable tienes la opción de hacerla con copos de avena y plátano. Un puñado de nueces por encima y a disfrutar. 

Helado de higos casero

Helado de higos
Helado de higos (Foto: iStock)

Como postre único servido en barquillo o como acompañante, por ejemplo, de una tarta tatín de manzana, el helado de higo es realmente sorprendente. Hasta podrás utilizarlo en recetas saladas, y lo mejor de todo es que puedes elaborarlo en el robot de cocina que tengas en casa. Puedes hacerlo sin azúcar, y hacerlo con algún toque original: con ron está rico, pero más todavía con plátano.

Bizcocho de higos

Somos devotos de los tradicionales bizcochos de la abuela, y por eso probamos cualquier versión que se nos pase por la cabeza. También con higos. Más que un postre, es una merienda, un desayuno o un bocado para tomar con el café de después de la comida, pero no queríamos cerrar el tema sin recomendarte esta elaboración, que no varía especialmente con la versión clásica a excepción de que puedes reducir el azúcar gracias al dulzor que aporta el higo.

También te puede interesar:

Continúa leyendo