5 recetas fáciles y rápidas para preparar helados caseros

Te traemos opciones muy distintas que incluyen posibilidades para todo tipo de dietas y gustos.

Pexels
Pexels

Al que le gustan los helados no le importa si llueve, nieva o hace 30 grados a la sombra, un verdadero fan de este dulce lo es todo el año. Pero hay que reconocer, aunque sea con la boca pequeña para que nadie se enfade, que en verano apetecen y sientan mucho mejor. 

En piezas recientes ya te hablamos de alguna joya heladera que un famoso supermercado vende, también de nuestros helados veganos favoritos de origen industrial pero como no podemos tener en casa todo el congelador lleno de helados industriales, siempre es bueno tener recursos para hacerlos en casa, que nunca sabes cuando llegará la emergencia en forma de antojo.

A continuación, como hicimos por ejemplo hace unos días con una pieza sobre ideas de ensaladas que no son las de siempre, hemos recopilado los cinco helados caseros inspirados de recetas de cocineros que divulgan en Instagram que más nos convencen dentro de las que hemos probado. Porque sí, las hemos probado y están muy buenas. 

Para que todos los gustos y exigencias tengan cabida, verás que hay tres recetas healthies y dos que tienen esa pretensión desde el origen; es decir, son helados menos saludables pero muy ricos. 

Helado de crema tipo americano

Este helado imita a los de las cadenas americanas de hamburguesas y batidos. La base en un helado de crema que es universal en Estados Unidos, donde lo rellenan de todos los dulces, ya sean gominolas o chocolatinas, que te puedas imaginar. 

El cocinero Jaime Trinidad, Jimmichef en las redes, lo hace con 400 gramos de nata para montar y 250 gramos de leche condensada -sí, es una bomba, así que es un helado para un día especial- y luego eres tú quien decide qué topping ponerle cada vez que lo hagas en casa. 

Para hacer el helado, Trinidad explica que debes montar la nata con varillas hasta que coja cuerpo, añadir entonces la leche condensada e integrar a la mezcla. A continuación, pásalo al congelador y déjalo durante al menos durante una hora, luego sácalo del congelador y vuelve a darle con varillas para ablandar.

Los toppings para este helado se trituran y así queda todo más integrado.

Helado de plátano, crema de cacahuete y chocolate

Las recetas de Marta Verona, influencer de la cocina healthy que demostró sus dotes de gran cocinera en la edición de Master Chef en la que participó y ganó (la sexta), ofrece recetas dulces que combinan la sencillez, el sabor y el componente nutricional. 

Este helado con tres ingredientes es una magnífica prueba de ello. Solo necesitas seis plátanos maduro congelado previamente ya pelado, una cucharada colmada de crema de cacahuete (mejor que mantequilla) y chocolate negro del 80%.

Lo trituras y montas todo bien con un robot de cocina con mucha paciencia hasta que esté cremoso, mezclas con chocolate negro muy machado y al congelador, como mínimo, una hora. 

Polos de yogur, coco y mango

Verónica Sánchez, Oh Mami Blue en las redes, ofrece recetas saludables y ricas, la gran mayoría vegetarianas. Estos polos de mango, yogur y coco son aptos para dietas veganas, de hecho. Verás lo refrescantes y ricos que son, ideales para los peques de la casa.

Para ocho polos necesitas un mango maduro, 80 ml de leche de coco cremosa (de lata), un yogur griego cremoso que puede ser de coco para que sea vegano y, si te gusta más dulce, caramelo de dátiles al yogur. 

Para elaborarlos, pela y tritura en la batidora el mango añadiendo un chorrito de la leche de coco y rellena el fondo de los moldes de polo de helado (son muy útiles y los puedes comprar por internet en infinidad de tiendas ya). 

Por otro lado, mezcla en un bol con una varilla la leche de coco restante con el yogur, rellena los moldes y haz capas como te guste hasta completar los moldes. Introduce los palitos, al congelador un mínimo de tres horas y desmoldar poniendo brevemente los polos debajo del grifo.

Bombones helados saludables

La tercera receta heladera saludable que te recomendamos son estos bombones helados de chocolate de Cristina Fernández Petite, Petit Fit en Instagram. 

Inspirados en los bombones helados de toda la vida, con su capa crujiente de chocolate en la parte exterior, en este caso son de dos sabores, verás que incluyen un edulcorante natural, la stevia, y unos gramos de galletas tipo Oreo, si bien puedes hacerlas caseras siguiendo los consejos de la cocinera para que no sean industriales y sí saludables. 

Por lo tanto, es una receta que tiene su versión healthy, la original, pero que puedes obviar si utilizas la galleta original y también chocolate blanco de toda la vida. Te toca decidir a ti.

Necesitas, para seis bombones mini, 200 gr de queso quark o queso fresco batido, 75 gr de leche evaporada, 50 gr de leche desnatada en polvo, 30 gr de galleta tipo Oreo sin el relleno, una cucharadita de extracto de vainilla natural y stevia al gusto. Además, para la cobertura, 200 gramos de chocolate blanco sin azúcares añadidos y galleta Oreo desmigada.

Para hacerlo, en una trituradora añadie el queso quark, la leche evaporada, la leche en polvo, la stevia, la vainilla y tritura hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos. Reserva la mitad de la mezcla en un bol. 

Tritura las galletas junto al resto de la mezcla y rellena los moldes añadiendo una cucharada de cada parte de forma simultánea hasta llenarlos. Congela 4 horas y prepara la cobertura solo si están ya congelados completamente. 

Para ello, derrite el chocolate en el micro a intervalos de 30 segundos y desmiga unas galletas. Baña cada polo en el chocolate, escurre el exceso y añade las galletas desmigadas. Ya los puedes congelar directamente desmoldados hasta que el chocolate se endurezca.

Helado de cheesecake con cerezas amarena

Un helado para fans de uno de los postres por excelencia, la tarta de queso, para acabar nuestra lista de recomendaciones heladeras para hacer en casa. La receta es de Alma Obregón, una de nuestras fuentes de inspiración favoritas cuando nos apetece un postre, desayuno o merienda dulce casera. Para prepararlo en caso, eso sí, necesitarás disponer de una heladera si quieres que te quede igual de rico que a ella. 

La receta es muy sencilla porque lleva 500 ml de nata de montar con 300 gramos de queso de untar o mascarpone que mezcla en una batidora con 50-75 gramos de miel (puedes añadir también azúcar, una o dos cucharadas para que esté más dulce). 

La mezcla deberá reposar algo más de media hora en la heladera para coger volumen y después pásala a un molde o tupper y mezcla con unas cerezas de amarena (se pueden comprar online). Si lo prefieres (esto es cosecha propia) puedes sustituirlas por otro fruto rojo que te guste más. 

Tras una hora en el congelador estará listo para comer. Un consejo que también es propio es que, si no utilizas cerezas amarena y has optado por otra fruta, tritures unas galletas tipo maría y las añadas por encima al servir.

Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo