Tarta de calabaza: el postre perfecto para el otoño

Este pastel dulce es uno de los más famosos del otoño. Así puedes prepararlo en casa de una forma muy fácil. ¡Y es perfecto para Halloween!

calabaza
iStock

Si hay un alimento típico del otoño -y sobre todo de octubre- ese es sin ningún lugar a dudas, la calabaza. En esta época del año -y con Halloween en el horizonte para muchos- esta hortaliza de sabor dulce y rica en antioxidantes, de un vibrante color naranja, se alza como la más aprovechable en multitud de recetas. 

¿Una de las elaboraciones más famosas? La tarta de calabaza. Un postre típico en Estados Unidos que nunca falta en la celebración del Día de Acción de Gracias, y que poco a poco se va volviendo muy popular en el resto del mundo. ¿Cómo se prepara? Te damos las claves para elaborar la tarta más tradicional y otras versiones más originales.

Ingredientes:

  • 1 paquete de masa quebrada.
  • 500 gramos de puré de calabaza o calabaza cocida
  • 100 gramos de nata.
  • 1 cucharada de leche en polvo.
  • 2 yemas de huevo.
  • 2  huevos enteros.
  • 125 gramos de azúcar.
  • 1 cucharada de canela.

Cómo preparar la tarta de calabaza tradicional

Para empezar coloca bien la masa quebrada sobre un molde redondo previamente engrasado. Pínchala con un tenedor por toda su superficie y colócale encima algo de peso (unas legumbres, por ejemplo) para que no suba. Métela al horno a 200 ºC durante unos 15 minutos para cocerla, y después de ese tiempo sácala y déjala enfriar.

pastel de calabaza
iStock

Por otro lado, vuelca en un bol grande el puré de calabaza, la nata, la leche en polvo, el azúcar, los huevos, las yemas y la cucharada de canela. Tritura toda la mezcla hasta que consigas una crema uniforme y viértela sobre el molde con la masa horneada.

Después de repartirla de forma homogénea y alisar la superficie con una espátula, vuelve a meter la tarta al horno, esta vez durante unos 20 o 30 minutos y a 180ºC. Una vez veas que la tarta esté hecha, sácala y métela en la nevera. Déjala enfriarse al menos durante un día, así tendrá mucho más sabor cuando la saques y mejor consistencia.  ¡Y lista para disfrutar!

Para un toque más original, puedes decorar la superficie de la tarta con pistachos, nueces, las propias semillas de la calabaza, almendras o incluso dátiles. Otra opción es añadir algunos frutos rojos o nata montada. Y si lo que buscas es una decoración para Halloween, bastará con que apuestes por espolvorear un poco de azúcar glass, creando con él formas típicas de esta celebración: fantasmas, calaveras, caras de calabazas...

calabaza halloween
iStock

Continúa leyendo