Tarta de manzana ‘al estilo de mamá’: así se hace

Si alguna vez has querido imitar los postres de tu madre o tu abuela, esta receta es para ti. Es más fácil de lo que crees y te quedará de 10. ¿Te animas a elaborar esta tarta de manzana capaz de competir con la de tu madre?

No hay nada como los platos de las madres y las abuelas. Es una especie de ley no escrita, es una afirmación universal que en la mayoría de los casos se cumple y especialmente cuando hacemos referencia a los postres. Y uno de los postres que más presentes han podido estar en celebraciones o reuniones familiares es la tarta de manzana, un dulce que gusta tanto a mayores como a pequeños y que además es muy cute estéticamente. Y como está tan buena, podrás servirlo a prácticamente cualquier hora del día (desayuno, postre, merienda) y será difícil que alguien pueda resistirse a él.

La manzana es la gran protagonista de esta tarta ‘de toda la vida’. Esta fruta es una de las más extendidas a nivel mundial y lleva siglos cultivándose. El 85% de su composición es agua, los hidratos de carbono que contiene adoptan en su mayoría la forma de fructosa y su contenido en grasas y proteínas es muy bajo. Por el contrario, es rica en minerales y fibra, lo que favorece el tránsito intestinal. Otro de sus compuestos esenciales son los taninos, que tienen capacidad antinflamatoria, y la quercetina, con propiedades antioxidantes. Además, esta medio tarta, medio bizcocho es perfecta para aquellas que estén empezando en el mundillo de la repostería. Te enseñamos cómo hacerlo (y bordarlo). 

Ingredientes:

  • 200 gr de harina de repostería
  • 200 gr de mantequilla
  • 200 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 3 manzanas
  • 5 gr de levadura química
  • Mermelada de albaricoque al gusto

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo (pero sin aire, no es necesario).
  2. Con los huevos, separar las yemas de las claras y dejar las claras reservadas para después. Montar las yemas con el azúcar para blanquearlas y agregar la mantequilla sin dejar de mezclar para que todos los ingredientes se integren bien.
  3. Tamizar los ingredientes secos (la levadura y la harina) y añadir.
  4. Montar las claras que habíamos reservado a punto de nieve y añadimos un tercio a la masa mezclando para conseguir una consistencia más ligera. Luego agregamos el resto, echándolas con cuidado y realizando movimientos envolventes.
  5. En un molde redondo y habiéndolo engrasado bien previamente, vertemos la mitad de la masa y colocamos láminas de manzana sin piel (reservando la mitad).
  6. Añadir sobre la manzana el resto de la masa y sobre ella colocamos las láminas de manzana restantes a modo de adorno. Puedes espolvorear un poco de azúcar por encima si así lo deseas.
  7. Hornear durante unos 40 minutos, vigilando que se vaya quedando dorado pero sin llegar a quemarse. En los últimos minutos, puedes colocar papel de aluminio sobre el bizcocho para que no se quede demasiado tostado.
  8. Pasado este tiempo, sacar del horno y dejar que se enfríe durante 15 minutos. Entonces, pincelar con la mermelada (si es casera, mucho más rica) y… ¡Ya está ready para que puedas catarlo! Puedes servirlo como postre o desayuno porque es apta para cualquier momento. Incluso si la acompañas de una bola de helado estará buenísima.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo