Tarta Guinness: aprende a cocinar la cerveza hecha bizcocho

La cerveza negra es la protagonista de esta receta con la que obtendrás un bizcocho oscuro y con sabor a chocolate, acompañado de un frosting de crema de queso que hará que quieras comer más de un pedacito.

¿Una tarta hecha con cerveza? ¿ Cerveza negra? Sí. Más en concreto, con cerveza stout, un tipo de ale originaria de Gran Bretaña. Es conocida como Guinness cake y se caracteriza por tener un color oscuro, casi negro, acompañado de un frosting de queso que contrasta con el tono del bizcocho. De hecho, este frosting suave simula la espuma de la cerveza en sí, por lo que el resultado es divertido y original aparte de llamativo.

Y como seguro que te lo estás preguntando: no, no sabe a esta bebida alcohólica. De hecho, la presencia de ingredientes como el azúcar contrarrestan ese amargor tan característico de la cerveza. Además, la comúnmente denominada birra resalta el sabor del chocolate así que de este combo solo puede salir un dulce bien sabroso. Te recomendamos que lo prepares si tu intención es sorprender a amigos e invitados y aproveches a servirlo sobre un plato blanco para fomentar aún más el contraste. Si te pones creativa, también puedes hacerla en versión muffin. A continuación, te enseñamos cómo hacer la Guinness cake en casa. ¡Dale caña!

Ingredientes para hacer el bizcocho: 

  • 250 ml de cerveza Guinness u otra parecida
  • 250 g de mantequilla
  • 400 g de azúcar
  • 75 g de cacao en polvo
  • 2 huevos
  • 140 ml de nata agria o yogur griego
  • Una cucharadita de extracto de vainilla
  • 275 g de harina de repostería
  • 2 cucharaditas de bicarbonato sódico

Ingredientes para el frosting:

  • 300 g de queso crema
  • 150 g de azúcar glas
  • 125 ml de nata

Elaboración:

  1. En un cazo, poner a calentar la mantequilla y la cerveza a fuego lento hasta que se derrita por completo y después reserva.
  2. Apartar el azúcar en un cuenco, y en otro mezclar el cacao en polvo, la harina y el bicarbonato. Tamizar la mezcla sobre el azúcar. El objetivo del tamizado es evitar que se formen grumos cuando añadamos los ingredientes líquidos. Se mezcla todo y lo dejamos apartado.
  3. En un bol aparte, mezclar los huevos, la nata y la vainilla, y batir hasta conseguir una consistencia homogénea. Después, añadir la mantequilla derretida y la cerveza que habíamos reservado previamente. Es importante batir todo bien.
  4. Mezclar los ingredientes líquidos con los secos evitando que se formen grumos.
  5. Engrasar el molde con un poco de mantequilla y verter la mezcla.
  6. Introducir en el horno (previamente precalentado) durante 50 minutos. Comprueba el estado del bizcocho de vez en cuando pinchando con un palillo. Si sale limpio, quiere decir que está listo.
  7. Cuando esté bien horneado, sacar y dejar enfriar antes de colocar el frosting.

Elaboración de la cobertura:

  1. Montar la nata sin añadir azúcar
  2. Mezclar el queso en crema con el azúcar glas.Incorporar la nata montada a la mezcla con movimientos envolventes hasta conseguir una crema homogénea. Si buscas un frosting más ligero, puedes añadir unas cucharaditas de leche.
  3. Extender la crema resultante sobre nuestra tarta ya fría (para que el frosting no se estropee) y preséntala en un plato llamativo y que resalte el color de este bizcocho.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo