Tiramisú: auténtica receta italiana, origen y trucos

De textura suave y ligeramente cremosa, sabor dulce y amargo a la vez, el tiramisú se convierte en un postre exquisito muy fácil de hacer, sobre todo si eliges la receta original.

Si te apasiona la gastronomía italiana, el cacao en polvo, el queso mascarpone, los bizcochitos tipo Savoiardi, el vino Marsala y, sobre todo, el café, posiblemente el tiramisú sea uno de tus postres favoritos.

Si ya lo has probado, sabrás que se trata de un postre magnífico, con una textura, un aroma y un sabor particulares. Y es tan característico que, incluso probado con los ojos cerrados, es bastante probable que sepas que te encuentras delante de un maravilloso tiramisú italiano.

Una auténtica y maravillosa armonía de sabores, elaborado a base de capas de bizcocho Savoiardi, sumergidas en café expreso recién hecho y una delicada crema de queso mascarpone. Efectivamente, una auténtica delicia para los paladares más exigentes.

Receta de auténtico tiramisú italiano

Aunque es cierto que existen muchísimas variedades de tiramisú, verdaderamente variadas, la auténtica receta italiana se elabora con bizcochos Savoiardi, crema de queso mascarpone y vino Marsala.

Ingredientes:

  • 300 g de bizcochos Savoiardi
  • 4 huevos
  • 500 g de crema de queso mascarpone
  • 100 g de azúcar
  • 300 g de café expreso
  • 2 cucharadas de vino Marsala
  • Cacao en polvo (sin azúcar)

Preparación:

  1. Comenzaremos preparando nuestro café. Si tienes una máquina de café expreso, puedes prepararlo rápidamente. En caso contrario, solo tienes que preparar la cafetera italiana tradicional, y esperar unos minutos a que se haga al fuego. Una vez hecho, vierte el café en un cuenco grande y añade las cucharadas de vino Marsala. Mezcla un poco y reserva hasta que se enfríe.
  2. Separa las claras de huevo de las yemas y bate las claras de huevo hasta que queden bastante rígidas (es fundamental que no tengan restos de yema). ¿Y cómo saber que están listas? Muy sencillo: si le das la vuelta al tazón o cuenco, las claras se quedarán fijadas al fondo. Cuando esté listo, reserva.
  3. En otro tazón o cuenco añade las yemas de huevo y el azúcar, y bate bien hasta que estén suaves, entre 3 a 5 minutos. Cuando estén listas, añade el queso mascarpone y bate la crema lentamente con la ayuda de una batidora eléctrica. Luego añade las claras de huevo, y mezcla con la ayuda de una cuchara de madera, de abajo hacia arriba. Es importante hacerlo lentamente y con cuidado, hasta que se forme una crema suave.
  4. Ahora sumerge los bizcochos Savoiardi lo suficiente para que se empapen bien de café, pero sin excederte para evitar que se rompan. Coloca una primera capa sobre el recipiente donde vas a reservar el tiramisú.
  5. Extiende ahora la crema de mascarpone sobre la primera capa de bizcochos Savoiardi empapados en café.
  6. Si te apasiona el cacao en polvo, y prefieres que el tiramisú tenga bastante sabor a cacao, puedes espolvorear con un poco de cacao por encima (aunque en la receta tradicional únicamente se espolvorea el cacao al final).
  7. Añade otra capa de bizcochos Savoiardi empapados en café, y vuelve a cubrir con más crema de mascarpone.
  8. Todo dependerá del grosor que prefieras que tenga el tiramisú. Si crees que ya es suficiente, termina espolvoreando con cacao en polvo. Reserva y deja que descanse en la nevera durante al menos 3 horas, antes de servir. Eso sí, el tiramisú consumido de un día para el otro es aún mejor.

Algunos consejos útiles a la hora de preparar el tiramisú

Aunque elaborar el tiramisú italiano auténtico es muy sencillo, puede ocurrir que prefieras sustituir algunos de sus ingredientes más tradicionales. Toma nota de algunas de las alternativas que te proponemos a continuación:

  • Queso mascarpone. Es uno de los ingredientes estrella, que le proporciona al postre su sabor -y textura- tan característicos. No obstante, puedes sustituirlo por queso crema, queso ricotta fresco o alguna crema espesa vegana para postres. También puedes preparar una crema Chantilly, fácil de elaborar en casa.
  • Huevos. Como habrás visto, en la receta tradicional el tiramisú auténtico se elabora con huevos crudos. Si prefieres sustituirlos, puedes optar por usar huevos pasteurizados, o cambiarlos por 200 ml de crema espesa.
  • El tiempo de conservación, y el lugar donde lo guardemos, es igualmente fundamental, en especial si utilizamos huevos crudos en su preparación. ¿Lo más adecuado? Conservarlo en el refrigerador, debidamente cubierto con un poco de papel film transparente, durante un par de días como máximo.

Igualmente, si no se va a consumir rápidamente, el tiramisú puede guardarse en el congelador. Si es así, durará un máximo de 2 semanas.

¿Cuál es el origen real del auténtico tiramisú italiano?

Lo cierto es que, como ocurre con la mayoría de postres populares que han llegado hasta nuestros días, el origen del auténtico tiramisú italiano es todo un misterio, al menos su origen real y verdadero.

Algunos historiadores señalan al siglo XVII como el nacimiento de este dulce típico italiano. O, al menos, la creación de un postre de similares características. Concretamente en Siena, situada al noroeste de la provincia de Toscana.

Se cree que su invención se debió a la visita del Gran Duque Cosimo de Medici III (1642-1723), en cuyo honor se denominó ‘zuppa del duca’ (que traducido vendría a significar ‘la sopa del duque’). Le gustó tanto que llevó con él la receta a Florencia. Así, en el siglo XIX, el tiramisú se hizo extremadamente popular entre los artistas e intelectuales ingleses que, por aquellas fechas, vivían en Florencia. Hasta el punto de llegar a Inglaterra, donde aumentó su popularidad enormemente.

En lo que se refiere al postre originalmente como lo conocemos hoy en día, parece que la versión actual proviene de un restaurante llamado Le Beccherie, en Treviso (un maravilloso laberinto de callejones empedrados, cruzado por arroyos y molinos de agua), situado al noroeste de Venecia, el cual se remontaría a la década de 1960.

También te puede interesar:

Continúa leyendo