Torta de almendra y ruibarbo: te enseñamos a hacer este postre

Si buscas hacer un postre llamativo y original, te enseñamos a elaborar esta torta francesa de almendra y ruibarbo. Sigue todos nuestros pasos para que el resultado sea irresistible.

El ruibarbo no es un vegetal que abunde en los carritos de la compra españoles, pero que en países como Inglaterra o Francia están muy presentes en recetas de bizcochos, tartas,  crumbles e incluso conservas. Eso sí, solo se puede comer su tallo (sus hojas son tóxicas), que se asemeja mucho a un apio. Esta toxicidad se debe a la presencia de ácido oxálico, un ácido orgánico que se utiliza, por ejemplo, para pulir suelos o limpiar piezas cromadas (sí, sabemos que sorprende un poco).

Se trata de un vegetal de temporada (primavera y verano) por lo que no es muy sencillo de encontrar así que nuestro consejo es que lo congeles y lo conserves para cualquier momento en el que quieras darle uso. Te proponemos que lo pruebes como ingrediente de esta torta francesa de almendra, un postre perfecto si lo que quieres es un plato impactante en cuanto a estética (por el intenso color del ruibarbo) y sabor. 

Las almendras, por su parte, son ricas en fibra, calcio, fósforo, grasas buenas y vitaminas B y E. Constituyen una importante fuente de energía, por lo que suelen ser consumidas por deportistas y también son idóneas para los niños. Este fruto seco es bueno para el corazón, para nuestro cerebro y para nuestro sistema inmunitario. Por suerte, es otro de los ingredientes base de nuestra torta de ruibarbo. Además, este postre no tiene gluten así que es apto para celíacos (sí amiga, todo son ventajas con esta elaboración gastro). Te contamos cómo prepararla paso a paso. 

Ingredientes (para 6 raciones):

  • 400 gr de ruibarbo
  • 180 gr de azúcar moreno
  • 3 huevos medianos
  • 100 gr de mantequilla
  • 125 gr de almendra molida
  • 50 gr de maizena
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Mantequilla para engrasar el molde y que no se nos pegue la torta

Elaboración:

  1. Después de lavar los tallos de ruibarbo, cortarlos en trozos de 2 centímetros.
  2. En una cazuela a fuego medio, colocar los tallos junto a 100 gramos de azúcar moreno y dejar que se hagan durante un cuarto de hora hasta obtener una especie de compota. Dejamos que el resultado se enfríe.
  3. Precalentar el horno a 180º.
  4. Con los huevos, separar las claras de las yemas y batir estas últimas con el azúcar hasta que aumenten de tamaño. Entonces añadiremos la mantequilla a temperatura ambiente, la maizena y la almendra en polvo. Mezclar bien hasta obtener una masa homogénea.
  5. Añadir el ruibarbo que habíamos reservado anteriormente.
  6. Con las claras del huevo que habíamos apartado, batirlas a punto de nieve y añadir a la mezcla del paso anterior.
  7. Remover bien para que todos los ingredientes se integren y verter en el recipiente apto para horno y engrasado para evitar que se nos pegue.
  8. Hornear a 180º durante 45 minutos.
  9. Transcurrido este tiempo, sacar y dejar enfriar. Hay quien para decorar, añade almendra molida en la parte superior de la torta. Sírvela como postre o merienda.
leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo