Vídeo de la semana

Tres recetas dulces con calabaza que te sorprenderán

Anímate a utilizar esta verdura en tus postres de otoño. Te proponemos algunos dulces que no dejarán indiferente a nadie. ¡El resultado es espectacular!

La calabaza es la verdura del otoño y el invierno por excelencia, perfecta para preparar tanto recetas dulces como saladas. Es una hortaliza nutritiva, versátil en la cocina, con un alto contenido en agua y muchos nutrientes beneficiosos para la salud. Es rica en vitamina C, A, potasio y betacaroteno, entre otros nutrientes.

Además, es un gran ingrediente para preparar recetas dulces, ya que su sabor permite reducir la cantidad de azúcar que llevan los postres. ¿Te animas con las ideas que te damos a continuación?

Tarta de calabaza

Este clásico de la repostería americana se prepara desde en Halloween (para aprovechar la pulpa restante de decorar las calabazas), hasta en Acción de Gracias y en las comidas navideñas más importantes. Se trata de una tarta a base de masa quebrada con una crema ligera y untuosa elaborada con calabaza y especias. ¡Sabe a otoño!

Ingredientes:

  • 1 paquete de masa quebrada.
  • 475 g de calabaza  previamente cocida.
  • 100 g de nata.
  • 1 cucharada de leche en polvo.
  • 2 yemas de huevo.
  • 2  huevos enteros.
  • 125 g de azúcar.
  • 1 cucharada de canela en polvo.
  • azúcar glas para decorar (opcional).

Elaboración:

  1. Extender la masa quebrada sobre la encimera y forrar un molde de tartajea  de 26 cm de diámetro ligeramente engrasado. Cubrir con papel de aluminio y poner encima unos pesitos (pueden se unos garbanzos) para que al hornearla no suba. Cocer en el horno unos 15 minutos a 200 ºC. Transcurrido ese tiempo, sacar de horno, retirar los pesos y el papel de aluminio y dejar templar.
  2. Poner la calabaza cocida en un bol (se puede cocer en el microondas cortada a cuadritos).
  3. Añadir la nata, la leche en polvo, los huevos, las yemas, el azúcar y la canela. Triturar con la batidora hasta conseguir una crema lisa y homogénea. Verter sobre la tartaleta.
  4. Alisar la superficie con una espátula y volver a meter en el horno.
  5. Cocer durante 20 minutos controlando la temperatura (debe quedar cuajada pero no oscurecerse demasiado). Dejar enfriar y desmoldar.

Cheesecake de calabaza y bourbon

¿Adoras las tartas de queso? Cuando pruebes esta opción que, además de queso, incluye calabaza y bourbon vas a alucinar. Su sabor suave, con un toque especiado, te va a enamorar.

Ingredientes:

  • 200 gramos de galleta tipo graham (puede ser también con galletas de jengibre o de fibra)
  • 50 gramos de nueces pecanas finamente picadas
  • 45 gramos de azúcar morena
  • 50 gramos de azúcar
  • 55 gramos de mantequilla sin sal, derretida y enfriada
  • Una pizca de sal
  • 350-375 gramos de calabaza
  • 3 huevos grandes
  • 95 gramos de azúcar morena
  • 30 ml de crema espesa
  • Una cucharadita de extracto de vainilla o una pizca de vainilla
  • 2 cucharadas (30 ml) de licor de bourbon o bourbon (opcional)
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 cucharada de maicena
  • Una cucharadita y media de canela molida
  • Media cucharadita de nuez moscada
  • Media cucharadita de jengibre molido
  • Media cucharadita de sal fina
  • 225 gramos de queso crema, a temperatura ambiente
  • 2 tazas de crema agria
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • Nueces para decorar.

Elaboración:

  1. Para hacer la base, utiliza un molde desmontable de 22 centímetros (aproximadamente) para crear un fondo plano, lo que hará que sea más fácil desmoldar después. Bloquea bien el molde para que no se salga el contenido.
  2. Mezcla las galletas machacadas con las nueces, los edulcorantes y la mantequilla en un bol grande.
  3. Dispón la mezcla en el molde previamente preparado y presiona bien para que quede uniforme y sellado sobre el fondo. El grosor suele ser de algo más de un centímetro.
  4. Enfría en la nevera la base. Mínimo media hora, pero si es una hora, mejor.
  5. Para el relleno, precalienta el horno a 175 grados.
  6. Bate la calabaza, los huevos, el azúcar moreno, la crema , agria la vainilla y una cucharada de unos 15 ml de licor (si se usa) en un bol hasta que se combinen. Reserva.
  7. En otro bol grande, combina el azúcar blanco, la maicena, la canela, la nuez moscada, el jengibre y la sal.
  8. Agrega el queso crema y bate con una batidora eléctrica que tenga el accesorio de las varillas hasta que esté cremoso y suave, aproximadamente 3 minutos. Es importante no hacerlo con la batidora tradicional porque no montará, quedando entonces demasiado líquido.
  9. A velocidad media baja, añade poco a poco la mezcla de calabaza y bate hasta que quede todo bien integrado.
  10. Vierte el relleno en la corteza, alisando la parte superior. Si crees que puede tener fugas, coloca el molde desmontable en otro molde para hornear un poco profundo. Hornea hasta que el centro esté firme, de 50 a 60 minutos.
  11. Transfiere a la rejilla y deja enfriar  5 minutos.
  12. Para la cobertura, mezcla la crema agria, el azúcar y el licor restante (otros 15 ml) -si se usa- en un bol, luego extiéndelo sobre la tarta de queso y hornea 5 minutos adicionales.
  13. Una vez montado y horneado, enfría completamente el pastel de queso en el molde sobre una rejilla, aproximadamente 3 horas. Intenta taparlo sin tocar la tarta.
  14. Desmolda y sirva una vez enfriado. 

Mermelada de calabaza

Hacer esta mermelada es una buena forma de disfrutar de la calabaza durante todo el año. Es perfecta para tomar en el desayuno o también para utilizar en diferentes dulces. 

Ingredientes:

  • 800 g de puré de calabaza
  • ½ taza de azúcar
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • ¼ cucharadita de jengibre molido
  • ½ cucharadita de canela molida
  • ¼ cucharadita de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ¼ cucharadita de sal.

Elaboración:

  1. En una cacerola mediana, mezclar el puré de calabaza con la canela, jengibre, pimienta negra, azúcar, jugo de limón, extracto de vainilla y la sal.
  2. Cocinar a fuego medio-alto, removiendo constantemente. Llevar esta mezcla a ebullición, y luego dejar a fuego bajo, que hierva lentamente, durante 45-60 minutos. Remover con frecuencia para que, a medida que vaya espesando, no se pegue.
  3. Pasados los 45 a 60 minutos, la mezcla habrá espesado y tendrá un color anaranjado claro. Probar para ver si hiciese añadir un poco más de azúcar o de sal (recuerda que esta mermelada no se caracteriza por ser muy dulce, por lo que no es recomendable excederse añadiendo azúcar).
  4. Una vez lista, verter en frascos esterilizados  y sellar al vacío una vez se hayan enfriado.

¿Quién puede resistirse a estos tres postres con la calabaza como protagonista? ¡Te sorprenderá lo bien que funciona esta hortaliza en recetas dulces!

Continúa leyendo