Un dulce a prueba de principiantes: bizcocho de chocolate y yogur

¿Eres de las que piensa en cocinar y le entra urticaria? Pues con esta receta no te va a ocurrir. Te contamos cómo hacer bizcocho de chocolate y yogur.

No hace falta tener los utensilios más novedosos a mano para poder preparar un postre digno de pastelería. A veces, basta con tener claros los pasos a seguir y unos ingredientes estándar para elaborar un dulce con el que triunfar de verdad. Por eso te proponemos este bizcocho de chocolate y yogur, que se llama así no solo porque vamos a emplear este ingrediente, sino también porque el tamaño del envase de yogur nos va servir como referencia para el resto de los ingredientes. Eso te va ahorrar estar preocupada de medidas exactas o de tener, por ejemplo, un vaso medidor.

Ingredientes:

  • 1 yogur natural (de 125 gr). Conservamos el vasito, ya que a partir de ahora lo utilizaremos como unidad de medida para otros ingredientes
  • 3 huevos
  • Harina (2 medidas de yogur)
  •  Cacao en polvo (1 medida de yogur)
  • Azúcar (2 medidas de yogur)
  • Aceite de semillas y de oliva (1 medida de yogur entre los dos) Si se quiere que  en el sabor final se aprecie el aceite, se añade más aceite de oliva que de semillas, pero si se quiere que sea más discreto,  se hace a la inversa
  • Un sobre de levadura química o polvos de hornear (16 gr)
  • Mantequilla (para untar el molde)

Elaboración:

  1. Se vacía el yogur en un pequeño bol para poder utilizar su recipiente desde el primer momento.
  2. Se precalienta el horno a 180º durante los diez minutos que mientras tanto vamos a dedicar para elaborar la masa.
  3. Se mezclan en un bol grande las dos medidas de azúcar y los huevos, y se baten con energía, ya sea con unas varillas o un tenedor.
  4. Se añade el aceite y el yogur, y seguimos  batiendo para que la mezcla quede sin grumos.
  5. Ponemos  un colador justo encima del bol y vamos  añadiendo las medidas de levadura y harina, de forma que pasen por el colador. Mediante este tamizado, se  permite que estos ingredientes secos se añadan a la mezcla sin grumos ni apelmazamientos.
  6. Se añade la cantidad deseada de cacao, y se mezcla bien con el resto de ingredientes, hasta que se vea  que el  bizcocho tomará un color muy oscuro. Puedes probar un poco para saber si la proporción de cacao es la deseada.
  7. Se unta el molde con mantequilla blanda. ¡Hazlo con las manos limpias!
  8. Se vierte la masa en el molde y se mete en el horno, a una altura media, manteniendo  esa temperatura de 180º durante una media hora..
  9. Se puede hacer la prueba del palillo,  pinchando con un palillo el bizcocho, y si sale sin restos es que está perfecto.
  10. Se  saca el bizcocho del horno y se  deja reposar.
  11. Se desmolda el bizcocho pasando un cuchillo por el borde y despegándolo de las paredes.
  12. Servir cuando se haya enfriado.Si prefieres darle un toque especial, puede ponerse en la masa un poco de ralladura de naranja, a fin de dar al producto un toque sutil.

Como casi siempre, el acabado y la textura  final dependerán del horno. Si se quiere que el bizcocho tenga un acabado un poco más duro y crujiente por encima habrá que dejarlo cinco o diez minutos más en el horno, comprobando con el palillo el punto que tiene. ¡Pero ojo con quemarlo!

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo