Cupcakes clásicos

Una receta sencilla y muy rica, aunque también muy dulce, no te vamos a engañar.

Ingredientes:

Pexels
Pexels
  • 240-250 gramos de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 290 gramos de de azúcar
  • 6 huevos grandes, a temperatura ambiente
  • 1 taza de crema agria, a temperatura ambiente
  • Una cucharada y media de extracto puro de vainilla
  • 375 gramos de harina de trigo
  • 40 gramos de maicena
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 340 gramos de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 450 de queso crema, a temperatura ambiente
  • 300 gramos de azúcar en polvo, tamizada
  • 1 cucharada de extracto puro de vainilla
  • Colorante de distintos colores
Tiempo de preparación: 30 minutos
5 comensales
Tipo de receta: Huevos

Elaboración:

  1. Precalienta el horno a 175 grados centígrados. Ten a mano moldes de papel tipo muffin, cupcake o magdalena y cubre con ellos un molde tipo bandeja para este tipo de bollo. Puedes comprarlos o directamente hacerlo en un molde antiadherente sin el revestimiento de papel, pero en este caso, engrasa bien cada espacio del molde con un poquito de aceite de oliva o de girasol.
  2. Bate la mantequilla y el azúcar en el tazón de una batidora eléctrica equipada con el accesorio de paleta a alta velocidad, hasta que esté suave, untuosa y esponjosa. Todo el proceso lo puedes hacer también a mano, aunque puede costar un poquito más.
  3. A velocidad media, agrega los huevos, dos a la vez, luego añade la crema agria y la vainilla. Raspa bien los lados y revuelve hasta que quede integrado y sin grumos.
  4. Tamiza la harina, la maicena, la sal y el bicarbonato de sodio en un bol aparte.
  5. Con la batidora a baja velocidad, agrega la mezcla de harina a la mezcla de mantequilla hasta que esté combinada. Poco a poco, sin dejar de remover.
  6. Llena los moldes para cupcakes hasta dos tercios de su capacidad con masa. Limpia con un papel de cocina o similar las gotas de masa que hayan caído fuera de cada molde para que dejen olor a quemado y hornea en el centro del horno durante 20 a 30 minutos, hasta que un palillo salga limpio.
  7. Déjalo enfriar a temperatura ambiente.
  8. Mientras se hornean, prepara el glaseado. El primer paso es mezclar la mantequilla, el queso crema, el azúcar y la vainilla en el tazón de una batidora eléctrica equipada con el accesorio de paleta, a baja velocidad, mezclando hasta que quede suave y bien integrada. También puedes hacerlo a mano. Lo importante es que todo monte, no que se licue, de ahí que no sea recomendable hacer con batidora normal.
  9. Para que cada glaseado tenga un color, puedes añadir una gota de colorante de distintos tonos y así se teñirá la crema.
  10. Extiende generosamente el glaseado sobre cada cupcake. Para que sea más fácil, usa una manga pastelera y dibuja una especie de recorrido en espiral que se vaya estrechando, como una pirámide.

Si quieres hacer un glaseado mucho más ligero, mezcla simplemente queso crema con azúcar (ajusta la cantidad a tu gusto), y te ahorrarás la mantequilla. El sabor a queso es mucho más intenso, y también queda algo más ligero. Por otro lado, a la masa de los cupcakes también le podéis añadir alguna especie al gusto, como canela por ejemplo, e incluso algún fruto seco machacado si es de vuestro gusto. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}