Galletas rugelach

Estas galletas de origen judío con forma de de media luna y rellenas de mermelada son menos complicadas de elaborar de la siguiente forma.

Ingredientes:

Pexels
Pexels
  • 225 gramos de queso crema, a temperatura ambiente
  • 230 gramos (2 barras) de mantequilla sin sal, cortada en trozos pequeños, a temperatura ambiente
  • 50 gramos de azúcar granulada
  • 250 gramos de harina blanca (tamizar)
  • Una pizca de sal
  • 50 gramos más 2 cucharadas de azúcar granulada
  • 50 gramos de azúcar morena
  • Media cucharada de canela en polvo
  • 150-200 gramos de pasas picadas para hacer la confitura
  • 150 gramos de nueces tostadas y picadas finamente
  • 150 gramos de mermelada de albaricoque o confitura de frambuesa ya hecha.
  • 100 gramos de azúcar
  • Cucharadita y media de canela en polvo
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 60 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Cereales

Elaboración:

  1. Coloca el queso crema y la mantequilla en el bol de un procesador de alimentos y bate -estos pasos se pueden hacer con las varillas de una batidora eléctrica también- hasta que quede suave y cremoso.
  2. Agrega el azúcar y continúa procesando hasta que esté completamente incorporado.
  3. Añade la harina tamizada y la sal y remueve una vez más hasta que la masa se una.
  4. Por otro lado, haz el relleno. En un bol mediano, mezcla el azúcar moreno, la canela, las pasas, la mermelada de albaricoque y las nueces. Reserva.
  5. Vuelve a la masa. En una superficie ligeramente enharinada, extiende una pieza de la masa -la mitad, aproximadamente- en un rectángulo de aproximadamente 3 milímetros de grosor y con una anchura manejable.
  6. Extiende una capa delgada del relleno de manera uniforme sobre la masa.
  7. Enrolla la masa en un tronco apretado comenzando por uno de los lados largos. Cuando termines, envuelve en plástico.
  8. Repita el proceso con el resto de la masa haciendo otro tronco.
  9. Coloca los troncos de masa en el refrigerador. Deja enfriar al menos 1 hora.
  10. Caliente el horno a 175 grados. Cubre las bandejas para hornear con papel de horno y reserva mientras la masa se enfría.
  11. Por otro lado, mezcla la canela y el azúcar para la cobertura y reserva también.
  12. Cuando pase la hora, corta los troncos de masa enfriados en forma transversal. Moja cada galleta en la mezcla de canela y azúcar con un tenedor para sacudir fácilmente el exceso.
  13. En el primer lote, coloque las galletas con distancia en la bandeja de horno de tal forma que no se junten al crecer. En el segundo lote, si te fijas, podrás ajustar dicha distancia.
  14. Hornea hasta que esté ligeramente dorado, de 15 a 20 minutos.
  15. Cuando las saques del horno, si alguna capa de la galleta se ha soltado, puede usar sus dedos para presionar la galleta para que vuelva a tener una forma redonda.
  16. Deja reposar en una bandeja para hornear durante otros 2 minutos después de eso, después de lo cual se asentarán en su forma reformada, antes de transferir las galletas a una rejilla para enfriar.
  17. Repite con el resto de la masa para hacer el resto de galletas. Una vez frías, las galletas pueden guardarse en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante dos semanas.

Esta galleta conlleva en su forma tradicional múltiples capas enrolladas. De esta forma, se simplifica mucho su elaboración y la masa es idéntica. Podéis cambiar el relleno al gusto, aunque este es de pasas, nueces y mermelada de albaricoque es uno de los más tradicionales.

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}