Linzer Torte

También conocida como “pasta frola”, es una tarta austriaca (de Linz) rellena de mermelada o confitura.

Ingredientes:

Pexels455 gramos de nueces peladas 375 gramos de harina blanca 2 cucharaditas de canela molida Media cucharadita de clavo molido Media cucharadita de sal 285 gramos de mantequilla fría sin sal, cortada en trozos 330 gramos de azúcar 1 huevo más 1 yema de huevo Ralladura fina de 1 limón Para el relleno: 20 a 25 gramos de pan rallado fino y seco 575 gramos de mermelada de frambuesa (puedes hacerla casera y elegir otra mermelada si esta no te gusta) Para rematar la tarta 1 yema de huevo 1 cucharadita de agua 75 a 115 gramos de almendras muy picadas (opcional)
Pexels
  • 455 gramos de nueces peladas
  • 375 gramos de harina blanca
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • Media cucharadita de clavo molido
  • Media cucharadita de sal
  • 285 gramos de mantequilla fría sin sal, cortada en trozos
  • 330 gramos de azúcar
  • 1 huevo más 1 yema de huevo
  • Ralladura fina de 1 limón
  • 20 a 25 gramos de pan rallado fino y seco
  • 575 gramos de mermelada de frambuesa (puedes hacerla casera y elegir otra mermelada si esta no te gusta)
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de agua
  • 75 a 115 gramos de almendras muy picadas (opcional)
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 15 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Cereales

Elaboración:

Para la base:

  1. Calienta el horno a 200 grados. Unta con mantequilla dos moldes desmontables de 22 centímetros previamente forrados con papel de horno.
  2. En un procesador de alimentos, tritura las nueces y media taza de harina (60 gramos aproximadamente) durante 15 segundos, o hasta que las nueces estén finamente molidas pero no hayan formado una pasta.
  3. Coloca el resto de la harina, canela, clavo y sal en un bol grande y ancho. Con una batidora de repostería, incorpore la mantequilla a la mezcla seca hasta que se forme una miga gruesa.
  4. Agrega a la mezcla el azúcar y luego la harina de nueces.
  5. En un bol pequeño, bate todo el huevo, la yema y la cáscara de limón y revuelve junto con la mezcla principal.
  6. Revuelve la mezcla lo mejor que puedas con una cuchara, luego mezcla el resto con las manos. Amasa la masa varias veces dentro del bol hasta que se forme una masa firme y compacta.
  7. Divide la masa en cuartos si vas a hacer dos tortas.
  8. Coloca una porción en el fondo de cada molde y presiona de manera que quede el fondo uniforme y firme, con una capa de algo más de un centímetro, aproximadamente. No tiene que quedar perfectamente nivelado porque el relleno disimulará las irregularidades.
  9. Hornee las bases durante 15 minutos, o hasta que empiecen a dorarse los bordes.
  10. Mientras se hornea la base, trabaja la otra mitad de la masa, los otros dos cuartos, para hacer las capas con la que se tapará el relleno (serán la base).
  11. Tienes que hacer dos bases redondas ligeramente más finas que la base para que te sobre por los bordes, de manera que puedas cerrar con las tapas la torta una vez rellena.
  12. Mete ambas coberturas al congelador hasta que la masa esté bien fría, aproximadamente 20 minutos.
  13. Retira las bases de las tortas del horno y deja que se atemperen.
  14. Baja la temperatura del horno a 175 grados.

Prepara el relleno:

  1. Asegúrate de que el pan rallado sea un polvo fino.
  2. Saca del congelador las dos bases de la torra.
  3. Espolvorea dos cucharadas del pan rallado sobre cada base.
  4. Remueve la mermelada elegida para que no se disocie y extiende una capa gruesa sobre cada base. 

Monta la tarta:

  1. Llegamos a un paso clave: corta las dos masas precocidas (las que no tienen mermelada) en tiras de 2,5 centímetros de ancho aproximadamente. No pasa nada si también cortas el papel de horno al mismo tiempo.
  2. Tienes que invertir las capas y retirar el papel de horno.
  3. Con esas capas crearás tu celosía, que será la capa superior de la torta. Lo más sencillo y efectivo es disponerlas entrecruzadas. Puede ser en ángulo, de forma que dibujen una especie de diamante. No tires las piezas sobrantes porque pueden ayudarte a tapar huecos.
  4. Por otro lado, mezcla la yema de huevo con el agua y con un pincel, pinta toda la celosía y el borde de la torta.
  5. Espolvorea las almendras picadas si las usas.
  6. Hornea durante 45-60 minutos. Hasta que se doren la corteza y las almendras.
  7. Retira los dos pasteles del molde cuando todavía está caliente, deja que se atemperen y también que reposen. 
También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}