Trufas de chocolate blanco veganas

Hechas con tan solo ingredientes, y dulces y cremosas como las mejores que hayas probado.

Ingredientes:

iStock
iStock
  • Media taza de nueces de macadamia crudas
  • Una taza y media de coco sin azúcar desecado finamente rallado (se puede comprar ya rallado) + casi otra taza para la cobertura de las trufas
  • Un cuarto de taza de manteca de cacao finamente picada y derretida
  • 2-4 cucharadas de azúcar en polvo o stevia al gusto
  • Media cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal (opcional)
Tiempo de preparación: 75 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
6 comensales
Tipo de receta: Chocolate

Elaboración:

  1. En un procesador de alimentos, coloca las nueces de macadamia y el coco desecado rallado (la primera taza y media que marca la lista de ingredientes) y mezcla hasta que se forme una pasta cremosa, raspando los lados para no desaprovechar nada.
  2. Añade la manteca de cacao derretida, el azúcar en polvo, vainilla y sal y mezcla una vez más para combinar. Prueba y ajusta el sabor según sea necesario, agregando más sal para el sabor salado o azúcar en polvo para el dulzor.
  3. Transfiere la mezcla a un plato poco profundo y colócalo en el refrigerador para enfriar durante aproximadamente 1 hora o hasta que esté firme al tacto (especialmente en el centro).
  4. Mientras tanto, agrega 3/4 de taza de coco desecado rallado a un plato pequeño y reserva. Es para la cobertura de las trufas.
  5. Retira la mezcla del refrigerador y usa una cucharada pequeña para sacar cantidades redondeadas.
  6. Déjela en forma de "disco" o enrolle suavemente en bolas. Si las hacer rodar demasiado, pueden comenzar a derretirse, así que la forma no es decisiva.
  7. Una vez formadas, añade a la fuente de coco desecado y enrolla para cubrir y coloca con cuidado en un plato para servir.
  8. Repite hasta que todas las trufas estén enrolladas, aproximadamente 10.
  9. Vuelve a colocar en el refrigerador durante 5-10 minutos hasta que esté casi firme.
  10. Puedes guardar las sobras a temperatura ambiente hasta 3-4 días, en el refrigerador durante 1 semana o en el congelador durante 1 mes. Se disfrutan más a temperatura ambiente.
También te puede interesar:

Continúa leyendo nuestras recetas...