Vídeo de la semana

Aprende a preparar el pan de calabacín más tierno y rico

¿Sabías que podías preparar pan con esta verdura? Está delicioso y es muy esponjoso. ¡Toma nota de su receta!

pan calabacín
iStock

El calabacín es una de las verduras clave en nuestra gastronomía. Y no sólo porque es un vegetal lleno de nutrientes como calcio, fibra, vitamina B9 o potasio, porque es muy bajo en calorías o por su delicioso sabor, sino porque es un ingrediente muy agradecido que funciona bien en multitud de recetas: quichés de calabacín, pasta de calabacín, ensaladas, empanados, purés, postres… ¡incluso se puede preparar pan con él!

Lo cierto es que el pan de calabacín es una pequeña delicia un tanto desconocida, pero que merece mucho la pena: es tierno y jugoso y resulta perfecto para tomarlo con una tabla de quesos, salmón ahumado o embutidos de todo tipo, por ejemplo. Si te apetece descubrirlo, te enseñamos a prepararlo. ¡Es muy fácil!

Ingredientes:

  • 200 gramos de nueces trituradas
  • 2 tazas de calabacín rallado
  • 3 huevos batidos
  • Media taza de aceite de girasol
  • 60 ml de aceite de oliva virgen
  • 1 yogur griego sin azúcar
  • Media cucharadita de azúcar moreno
  • 450 gramos (unas 3 tazas) de harina de todo uso
  • Un puñadito de sal
  • Una cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Media cucharadita de polvo de hornear
  • Orégano

Cómo preparar pan de calabacín

Para empezar precalienta el horno a 180º y engrasa ligeramente un molde de horno con un poco de aceite de oliva. Después, en un bol grande añade los huevos con el aceite de oliva y de girasol, el azúcar moreno, el yogur y por último, el calabacín rallado. Mezcla todos los ingredientes bien durante un par de minutos.

Después, en otro bol grande añade el resto de ingredientes: la harina el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio, la sal y un puñadito de orégano. Mezcla todos los ingredientes durante un par de minutos y vierte la masa sobre la mezcla líquida anterior, con cuidado para que no salgan demasiados grumos.

Añade también un puñadito de nueces trituradas al bol y mezcla todo con energía utilizando unas varillas. Cuando tengas una masa homogénea, viértela en el molde engrasado del principio. Mételo al horno durante 50 minutos, a 180ºC.

Cuando el pan esté listo (puedes comprobar su estado con un palillo, que debe salir limpio después de pincharlo), sácalo y déjalo reposar a temperatura ambiente (en una despensa o en un armario de cocina) durante al menos 30 minutos. ¡Y a disfrutar de su sabor! Si vas a tardar más tiempo en consumirlo, guárdalo envuelto en papel film de plástico transparente.

Continúa leyendo

#}