Así puedes preparar el mejor salmón ahumado en casa

El salmón ahumado es uno de los alimentos más sabrosos y nutritivos del mundo. Así puedes prepararlo de una forma muy fácil en casa.

salmon ahumado
iStock

Si hay un tipo de salmón que nos guste, ese es sin lugar a dudas, el salmón ahumado. De un sabor más intenso y presentado en finas lonchas, se emplea mucho en las cocinas de gran parte del mundo. Francia, Estados Unidos, Suecia, Italia… y por supuesto España ha caído rendida a este pequeño manjar, que puede funcionar como el apetitivo o snack perfecto -nada como unas tostas con salmón ahumado por encima-, como complemento de ensaladas, sándwiches y bocadillos o como protagonista de algún segundo en un menú.

El salmón ahumado tiene un altísimo valor nutritivo. De hecho, muchos estudios lo consideran como uno de los alimentos más saludables del mundo. Fuente natural de proteínas – 25 g por cada 100 g de producto- bajo en grasa, rico en oligoelementos fundamentales como las vitaminas A, D, B3, B6 y B12, el selenio y el magnesio y sobre todo, con mucho omega 3; el salmón ahumado tiene muchísimos beneficios para salud: contribuye a reducir el colesterol, mejora el sistema circulatorio, previene la hipertensión; estimula la función cerebral, contribuye a mantener los huesos más fuertes y saludables, mejora la calidad de la piel…

El salmón ahumado se puede comprar, aunque no suele ser barato; y por ello es probable que quieras prepararlo en casa. Con esta receta podrás preparar uno riquísimo y mucho más económico. ¡Toma nota!

Ingredientes:

  • 1 lomo de salmón grande
  • 600 gramos de sal ahumada
  • 600 gramos de azúcar
  • Pimienta
  • 1 cuchara de eneldo

Cómo preparar salmón ahumado

Para empezar mezcla en un bol la sal ahumada, el azúcar, la pimienta y el eneldo. Después coge un tupper y coloca en su fondo una capa gruesa de la mitad de esta mezcla.

salmón
iStock

Por otro lado, elige un lomo de salmón no demasiado grueso, sin piel y sin espinas. Lávalo bien debajo del grifo y sécalo con cuidado con papel de cocina. Después, coloca el lomo de salmón en el tupper, y cúbrelo bien con el resto de la mezcla. A continuación cubre el salmón con un poco de papel film transparente por encima y añádele peso. Cierra el tupper (o sella todo el recipiente con papel film) y mételo en la nevera durante un día entero.

A partir de las 24 horas de marinado ya puedes consumir el salmón -que habrá soltado mucha agua y ya estará rojizo- aunque es recomendable dejarlo al menos otro día en la nevera, para que el curado o ahumado se intensifique y el sabor con él.

Después de este tiempo sólo tienes que retirar el salmón del tupper, lavarlo con agua fría y secarlo con papel de cocina. Con un cuchillo bien afilado puedes cortar lonchas muy finitas del lomo y servirlas donde te apetezca. ¡Y a disfrutar!

También te puede interesar:

Continúa leyendo