Así puedes preparar unas tostadas de champiñones deliciosas

Este plato, con queso gratinado, es perfecto para desayunar o para almorzar. ¡Toma nota de esta deliciosa receta!

Sabrosas, muy apetecibles, nutritivas… y muy fáciles de preparar: así son las tostadas, y en este caso, de champiñones. Este plato puede ser perfecto en cualquier momento del día: tanto para cargar las pilas a la hora de desayunar, como snack ligero a medio día, como primer plato en el almuerzo o incluso como cena ligera. ¡Tú eliges!

Hoy te enseñamos a preparar la que es una de nuestras recetas favoritas: las tostadas de champiñones con queso incluido. Sólo se necesitan unos 15 minutos para elaborar este delicioso plato, que aporta hidratos de carbono complejos (por parte del pan integral) y minerales como el selenio, el magnesio, el fósforo, el yodo, el calcio, o el zinc, por parte de los champiñones. ¡Y muchas vitaminas! Toma nota de la receta:

Ingredientes:

  • 200 gramos de champiñones
  • 1 pan grande
  • 1 cucharadita de vino de Jerez
  • 1 puñadito de sal
  • Tomillo fresco
  • Un puñadito de pimienta negra
  • 200 gramos de queso gruyere rallado
  • 1 diente de ajo partido a la mitad

Cómo preparar tostadas de champiñones

Para empezar, pon una sartén antiadherente al fuego (no hace falta que le eches aceite) y saltea los champiñones laminados y las hojas de tomillo en ella, hasta que la verdura suelte todo su agua. A continuación añade un chorrito de vino de jerez y sazona la mezcla, removiendo todo para que los champiñones no se peguen a la sartén. Cuando ya estén hechos, retíralos del fuego.

tostadas de champiñones con queso
iStock

Por otro lado, corta el pan integral en rebanadas para hacer las tostadas, y hornéalas a 180°C durante unos 10 minutos para que se doren y se vuelvan más crujientes. Justo después, sácalas del horno y frota contra ellas un diente de ajo, para que se impregnen del sabor. 

Para terminar, coloca los champiñones sobre las tostadas y cúbrelas con el queso gruyere, con un espolvoreo de pimienta negra y con un poquito de tomillo fresco. Vuelve a hornear las tostadas, esta vez durante unos 5 minutos a la misma temperatura. Cuando el queso gruyere se haya fundido por completo, sácalas del horno. ¡Y a disfrutar de ellas!

Te recomendamos que las tomes calientes y recién hechas, para disfrutar al máximo del queso gratinado. Acompáñalas con un buen café, un té o una infusión si las tomas en el desayuno, o si lo prefieres, puedes comerlas con una copita de vino tinto, un smoothie o agua, simplemente, para almorzar.

También te puede interesar:

Continúa leyendo