Vídeo de la semana

El arroz perfecto para cada receta

Elige cada variedad según el plato que quieras preparar, pero recuerda que cada tipo de arroz necesita un tiempo de cocción y una manera de cocinar distinta.

  • Por Montse Valls

Además de ser el cereal más cultivado en el mundo, también es el protagonista de los platos más ricos y más cocinados de nuestro país.

A pesar de que existen más de 40.000 variedades de este cereal, un ingrediente que se alza como uno de los más usados en los platos principales del mundo, hay cinco tipos que son a los que más recurrimos en nuestra cocina y que se diferencian por su origen y tipo de grano. Pero ¿conoces sus técnicas y cuándo usarlos? Controlar el punto de cocción es uno de los trucos para que quede bien. Aprende cómo prepararlos. ¡Apunta y cocina!

  • Redondo: Se recomienda utilizar este tipo de arroz para cocinar paellas, arroces melosos o guisos. Su técnica habitual es introducirlo en el agua cuando esté hirviendo y cocerlo a fuego medio unos 20 minutos. Intenta controlar el tiempo, para evitar que quede pasado.
  • Arborio: Es ideal para hacer risottos o arroz con leche, gracias a su alto contenido de almidón, que hace que tenga más cremosidad una vez cocinado. Cocinado en su punto, puede llegar a ofrecer una textura tierna, con el núcleo al dente. Además, conserva su forma, pero dobla su tamaño en volumen y se blanquea aún más.
  • Integral: Es el cereal que no ha sido tratado, por lo que conserva el salvado que lo envuelve y es más rico en fibra y otros nutrientes. Su aspecto es más oscuro que otros arroces, necesita más tiempo de cocción y es ligeramente más duro. De hecho, tendrás que jugar con los tiempos de cocción según la marca y cómo te guste de textura.
  • Alargado: También conocido como ‘basmati’. Una de sus características es que no se pega y sus granos suelen quedar sueltos. Esta variedad tarda menos tiempo en cocerse y se recomienda dejarlo en remojo unos minutos antes de cocinarlo, para eliminar el almidón. Contiene una cantidad alta de amilosa, lo que hace que necesite una porción bastante alta de agua para cocerse. Es ideal para usar en ensaladas y guarniciones, ya que el resultado es un grano elástico, firme y suelto.
  • Salvaje: También es conocido como ‘arroz silvestre’ y es una semilla que se produce a partir de unas algas acuáticas. Además de tener una gran cantidad de nutrientes, es muy sabroso y combina perfectamente con todo tipo de verduras, carnes, pescados e, incluso, con frutas. Es considerado un grano integral y posee el doble de cantidad de proteínas y fibras que el arroz blanco. En vez de cocerlo, puedes hacerlo a la sartén con aceite muy caliente, para que el arroz se infle. Este tipo de cereal ayuda a combatir el estreñimiento, favorece la pérdida de peso y podría ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. También a controlar el azúcar y prevenir la diabetes.

Como norma general, para cocer el arroz, se suele utilizar una parte de arroz por dos partes de agua o caldo.

Arroz con leche y canela

INGREDIENTES:

  • 1 litro de leche
  • 100 g de azúcar
  • 250 g de arroz
  • 1 limón
  • 1 canela en rama 
  • 2 cucharadas de canela en polvo

ELABORACIÓN:

  1. Pon a hervir un cazo con agua y, cuando hierva, añade el arroz. Déjalo unos 10-20 minutos, escúrrelo y déjalo reposar.
  2. En otra olla, vierte la leche, añade el azúcar a fuego lento y remueve para que se disuelva. Después, agrega la canela en rama y la piel de limón y, cuando empiece a hervir, el arroz.
  3. A continuación, deja que hierva suavemente hasta conseguir la consistencia deseada.
  4. Al servirlo, no te olvides de ponerle un poco de canela molida por encima.

Continúa leyendo

#}