Ensalada de col lombarda: ligera, vistosa y saludable

Este entrante lleno de color es perfecto en cualquier época del año, incluso en Navidades.

Es un primero de lo más polivante: puede servirse en verano, pero también en los días de invierno. De hecho, es un plato que nunca falta en los menús de Nochebuena y Navidad de muchas familias. Hablamos de la ensalada de col lombarda, una receta muy común que aprovecha al máximo todos los beneficios de esta verdura morada, muy baja en calorías y muy rica en vitaminas C, B9, K y A.

Preparar este plato lleva menos de 15 minutos y el resultado es un entrante de lo más colorido y sabroso, que gusta a todo el mundo. ¡Incluso a los paladares más exigentes! ¿Interesada en prepararlo? Te proponemos una receta con un aliño de lo más especial y rematada con semillas de calabaza, tan propias de estas fechas en las que nos encontramos. ¡Toma nota de los pasos a seguir!

Ingredientes:

  • Media col lombarda
  • 2 zanahorias
  • 1 manzana
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de jengibre
  • 1 cucharadita demiel
  • 1 chorrito de salsa de soja
  • 1 chorrito de aceite oliva virgen
  • 1 cucharadita de vinagre balsámico
  • Media cucharadita de mostaza
  • 1 lima
  • Un puñadito de semillas de calabaza

Paso a paso

Para empezar reúne todos los vegetales que vayas a necesitar, lávalos bien debajo del grifo con agua tibia y pétalos. Después corta en juliana (en finas tiras) la col lombarda y vuélcala a un bol grande. Ralla la manzana y añádela también al bol. A continuación exprime la lima y añade todo su jugo al bol. Esto hará que los trozos de manzana no se oxiden en contacto con el aire, además de dar mucho sabor a la ensalada. Por último, añade al bol la zanahoria y la cebollas ralladas de la misma forma.

Por otro lado, en un vaso grande ralla un trozo de jengibre, y añade también la cucharadita de mostaza, la salsa de soja, el aceite de oliva y la cucharadita de miel. Mezcla todos los ingredientes bien hasta conseguir un líquido homogéneo: éste será el aliño de la ensalada.

Para terminar, añade el aliño con las verduras ralladas en el bol anterior, revuelve todo… ¡y listo! Prueba la ensalada y añade la sal y la pimienta que consideres, al gusto. Por último, sírvela en una fuente y espolvorea semillas de calabaza asadas por toda su superficie. ¡Te encantará su presentación vistosa, llena de colores vivos, y sobre todo, su sabor agridulce!

Continúa leyendo