Espinacas al horno: esta es la mejor receta que encontrarás

Sácale el máximo partido a esta verdura con esta receta al horno muy fácil que te conquistará. ¡Toma nota!

Son una de las verduras más nutritivas y saludables que existen. Ricas en hierro y otros minerales  como el magnesio, el potasio o el calcio -y muy bajas en calorías, las espinacas se han ganado un hueco importante en nuestra cocina. Y no sólo por su valor nutricional y sus incontables propiedades beneficiosas para el organismo, sino porque se cocinan de forma fácil y con ellas se puede preparar multitud de platos deliciosos. Aunque también se pueden comer solas, por ejemplo, si se hacen al horno.

Ahora te proponemos una receta estupenda para que las prepares de esta forma, acompañadas únicamente de un poco de queso gratinado. Es un plato sencillo, pero lleno de nutrientes y de sabor. ¡Te encantará! Toma nota:

Ingredientes:

  • 1 kg de espinacas frescas
  • 4 cucharaditas de mantequilla ablandada a temperatura ambiente
  • Una cucharadita y media de harina
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta
  • 1 tazita de crema agria o nata líquida
  • 3 tazas de queso suizo desmenuzado
  • Una tazita con migas de pan

Quita los tallos y lava bien las espinacas. Colócalas en una olla grande a fuego alto. y cocínalas con agua hasta que se ablanden, aproximadamente durante unos 2 o 4 minutos si son espinacas tiernas y de 4 a 6 minutos si son espinacas normales. Pasado ese tiempo pásalas a un colador y vuelve a colocarlas en la olla, esta vez con agua fría para detener la cocción. Escúrrelas de nuevo, intentando extraer la mayor cantidad de agua posible. 

Pica las espinacas en trozos grandes. Después vacía la olla y añade a ella 2 cucharadas de mantequilla a fuego moderadamente alto para que se derrita. A continuación agrega las espinacas y cocina todo de 2 a 3 minutos o hasta que toda la humedad de las espinacas se haya evaporado.

Baja el fuego y espolvorea con harina las espinacas. Añade también la nata líquida o la crema, removiendo todos los ingredientes a fuego lento durante un par de minutos más. Sazona con sal y pimienta la mezcla.

Por último, precalienta el horno a 190ºC. Unta con un poco de mantequilla una bandeja para hornear y añade las espinacas a ella. Cúbrelas con el queso suizo y con las migas de pan muy picadas. Hornea las espinacas hasta que estén completamente calientes y el queso se haya dorado, aproximadamente durante unos 30 minutos. ¡Y listo! El resultado te fascinará.

También te puede interesar:

Continúa leyendo