¡Recetas africanas rápidas y con mucho sabor!

¿Te gusta la comida internacional y probar nuevos sabores? Entonces no te puedes perder estas propuestas sencillas, pero que están para chuparse los dedos.

La gastronomía africana es muy poco conocida a nivel mundial, pero se compone de platos excelentes con muchísimo sabor. Su diversidad de platos es una de sus principales características, ya que depende de la región. No obstante, la combinación de dulce y salado, así como la influencia de los colonos están muy presentes en todas sus recetas.

Irio (Kenia) 

Este plato es uno de los más populares de Kenia, aunque es una guarnición. Se suele consumir a diario y significa en idioma keniata “comida”.

Para su elaboración, necesitas media taza de agua, medio kilo de patatas, dos tazas de guisantes, cuatro tazas de espinacas, tres cuartos de taza de cebolla muy picada, media taza de maíz en grano y una cucharada de mantequilla.

En primer lugar, en una cacerola, cuece las patatas a fuego alto con agua y sal. Deja que se cuezan a fuego medio durante siete minutos. Incorpora los guisantes y cocina otros cinco minutos. Cuando estén hechos, escurre los guisantes y las patatas. Reserva una taza del caldo. En una cacerola, derrite la mantequilla para cocinar las cebollas unos cuatro minutos, incorpora el maíz y las espinacas para cocinar todo durante cinco minutos. Los guisantes y las patatas tritúralos con la batidora. Mézlcalo con las el maíz, las espinacas y la taza de caldo. Sirve el plato caliente como guarnición o utilízalo para elaborar hamburguesas. 

Doro Wat (Etiopía)

La cocina etíope suele emplear muchas especias picantes como el berbere (una mezlca compuesta por pimienta y guindilla). Los platos suelen consumirse sin cubiertos sobre un pan esponjoso. Además, no suelen incluir cerdo por influencia del islam, sino que utilizan el pollo. 

El doro wat es una de estas recetas tradicionales que se puede hacer tanto con pollo como ternera (sago wat). La clave está en el berbere excepcional y su sabor tan especial. Asimismo, la cocción debe ser lenta y prolongada para que las cebollas se cuezan bien

Para elaborar este plato, es posible que tengas dificultades para encontrar las especias. No obstante, si las consigues, su receta es bastante sencilla. Necesitas 800 gramos de muslos de pollo, seis cucharadas de aceite vegetal, el zumo de un limón, seis cucharaditas de berbere, tres dientes de ajo, seis cebollas grandes, jengibre fresco, una cucharada de garam masala y seis huevos cocidos. 

En primer lugar, deja los muslitos marinando en el jugo durante varias horas en la nevera.  En una olla a fuego bajo, echa las cebollas picadas muy finas. Deja que se cueza durante una hora hasta que se forma una pasta dulce. No te olvides de remover para que no se pegue. A continuación, incorpora el berbere, el aceite restante, el ajo y el jengibre. Cocina durante varios minutos hasta que esté dorado. Agrega el pollo junto a dos vasos de agua y deja cociendo durante 40 minutos. Cuando lleve 20 minutos espolvorea el garam masala y mezcla todo. En el momento que el pollo esté cocido, agrega los huevos cocidos y mezcla bien todo. Por último, sirve el plato acompañado de naam indio o arroz y a disfrutar.  

Thieboudienne (Senegal) 

Este plato es una de las mejores recetas de Senegal. Habitualmente, se suele acompañar con arroz y salsa de tomate con pescado, pero se puede comer con carne (tiep yappa) o con pollo (tiep ganaar). Se parece bastante al couscous, por lo que es conocido como el 'couscous senegalés', ya que se come con los dedos en una gran bandeja. Sin embargo, en Senegal se le asocia al valor de la hospitalidad. 

Este plato se elabora con ocho filetes de pargo o mero, un cuarto de taza de perejil picado, seis dientes de ajo, dos cucharadas de chile rojo, un cuarto de cebolleta, dos cebollas, pimienta negra. Para la thieboudienne, utilizaremos dos cebollas, media taza de aceite de girasol, seis tazas de fumet o caldo de pescado, dos tazas de tomate frito, medio pimiento, una berenjena, media yuca, un nabo, dos cucharadas de salsa de pescado, dos cucharadas de tamarindo, ocho rodajas de lima y cuatro tazas de arroz basmati.

Primero, echa perejil, ajo, cebolleta, chile, cebollas cortadas en un bol, mezcla y salpimenta. Coge los filetes de pescado y realiza una hendidura para rellenarlos con la mezcla. Reserva en un plato. A continuación, prepararemos la thieboudienne. Para ello, en una cazuela, echa las cebolletas y el pimiento verde hasta que se haga. Cuando hayan pasado diez minutos, incorpora el tomate frito y cocina hasta que las verduras estén hechas y quede como una pasta. Echa el caldo y déjalo hervir a fuego bajo. Incorpora el pescado y cuece veinte minutos. Saca los filetes cuando estén hechos y cúbrelos. Agrega el nabo, la yuca y las zanahorias y deja que se cocine durante cuarenta minutos. Escurre las verduras y retira. 

En una olla, echa el tamarindo y la salsa de pescado con una cucharada de aceite, cocina cinco minutos e incorpora el arroz junto a ocho tazas de agua. Deja que se cocine durante 45 minutos a fuego medio. Para servir el plato, coloca el arroz con las verduras en la base, pon el pescado encima y decora con unas rodajas de lima.  

Daraba (Chad) 

La daraba se elabora con okra, una verdura muy común en África, aunque desconocida en España. Se trata del ingrediente más importante con el que se elabora la daraba, una receta tradicional de la República del Chad. La textura de esta verdura es gelatinosa, por lo que se usa en caldos, sopas, guisos o para espesar verduras.  

Para prepararlo, usaremos 350 gramos de okra, tres tomates, una berenjena, un boniato, una taza de mantequilla de cacahuete, dos puñados de acelgas, pimienta, cayena y sal

En una cacerola, echa todas las verduras con agua y sal hasta cubrirlas menos las acelgas. Cuando llegue a ebullición debes dejárlas cocer durante medio hora. Quita tres cuartas partes del caldo, remueve con mantequilla hasta obtener una salsa fina. A continuación, vuelve a echar el caldo a la cazuela para cocerlo durante diez minutos. Incorpora las acelgas, cuece otros cinco minutos y salpimenta. Por último, espolvorea un poco de cayena y ya está listo

Braai (Sudáfrica) 

El braai es similar a una barbacoa. Este plato fue exportado desde Holanda a Sudáfrica gracias a los colonos (afrikáners). Es una comida ideal para un evento informal y disfrutar del buen tiempo con familia o amigos.

No obstante, para los sudafricanos no es igual que una barbacoa, el braai se consume cualquier día de la semana tanto dentro de las casas y a cualquier hora del día, incluso el desayuno. Para prepararlo, se coloca la carne sobre las brasas (cordero, pollo o de caza) junto a las verduras. El cocinero (o braaier) es una persona y suele preparar un braaibroodjes, un sándwich de tomate, cebolla y queso muy tostado. 

Attiéké con pescado (Costa de Marfil) 

Este plato se trata de una guarnición al igual que el irio, pero es una receta tradicional de Costa de Marfil. Este se sirve de acompañamiento con kedieonu, un guiso de pollo o gallina. Se suele consumir en eventos especiales como los cumpleaños, bodas o nacimientos. Se parece en su textura al couscous, aunque su ingrediente principal es la yuca cocida. 

Se necesita una taza de attiéke preparado, aceite de oliva, pimiento y un cubito de fumet o caldo de pescado. Para preparar el guiso de pescado, utilizaresmos una corvina, dos pimientos (uno verde y otro rojo), una cebolla y pimienta

En primer lugar, echa el attiéké en una olla para cocinarlo al vapor durante siete minutos. A continuación, échalo en un bol, incorpora el cubo de caldo, dos cucharadas de aceite y la pimienta. Sazona el pescado limpio con sal y pimienta. En una sartén, incorpora las cebollas y fríelas. Echa el pescado y cocina durante diez minutos. Sírvelo con el attiéké como acompañamiento. 

Fufu (Ghana) 

Esta receta se suele consumir en toda África Occidental. Los esclavos que fueron llevados a Estados Unidos y al Caribe importaron esa receta, por lo que lleva consumiéndose desde hace generaciones. Aunque se puede elaborar de distintas formas como con plátanos, malanga o mandioca, lo más habitual es encontrarlo con ñame (un tipo de pan africano).

Se necesita un kilo de ñame, aceite de oliva, pimienta negra y sal. Normalmente, se suele cocer los ñames y luego, se machaca en un mortero hasta obtener una pasta. Posteriormente, hacemos bolitas del tamaño de una moneda con una hendidura en el centro. Esa hendidura le dará forma de cuchara para poder consumirlo con cualquier guiso. Una receta muy sencilla, pero deliciosa. 

Matoke (Uganda)

El matoke es uno de los platos más conocidos del continente africano. El término “matoke” hace referencia al plátano verde consumido en África y es el principal ingrediente de este plato. Se suele consumir en Ruanda, Burundi y Tanzania, aunque es el plato nacional de Uganda

Para preparar la versión ugandesa, necesitamos 8 plátanos machos verdes, un kilo de ternera, el jugo de un limón, tres tomates, cebolla, pimiento verde, cuatro dientes de ajo, cayena y caldo

Primero, pelamos y cortamos los plátanos, incorporamos el zumo de limón y reservamos. A continuación, en una sartén, freímos los tomates, la cebolla, el ajo y el pimiento verde. Salpimentamos y sazonamos con orégano, pimienta blanca, estragón y tomilla (o las especias que más te gusten). Por último, echamos la carne cortada en pequeños trozos y cocemos hasta que esté lista. Bajamos el fuego y lo dejamos hasta que la fruta esté blanda
 
¿Conocías todas estas recetas? Anímate a prepararlas y disfruta de su exquisito sabor. Seguro que repites. 

Continúa leyendo