Trucos para incluir la coliflor en nuestro día a día

Es una hortaliza muy saludable que no merece su mala fama. ¡Dale una oportunidad a la coliflor!

Si hay una verdura que no consumimos con demasiada frecuencia esa es la coliflor. Pese a su mala fama, se trata de una hortaliza muy saludable que aporta numerosos beneficios a nuestro organismo. Además, es un alimento muy versátil que admite una gran variedad de recetas. Desde la tradicional coliflor gratinada con salsa bechamel hasta la moderna ensalada de coliflor con bacalao o el puré de coliflor y ajo.

En definitiva, existen muchas razones por las que deberíamos incorporar la coliflor en nuestra dieta. Si quieres descubrir los mejores trucos para comer coliflor, no te pierdas el siguiente artículo. ¡Dale una oportunidad a esta rica hortaliza!

Coliflor acompañada con salsa

Vale, quizás la coliflor no está en la lista de las verduras más apetecibles. Pero, como decíamos, tiene muchas propiedades nutricionales y es muy beneficiosa para nuestro cuerpo. Una buena idea para las personas que todavía no se han adaptado al sabor dulzón de la coliflor es añadirle un poco de salsa. Puedes gratinar la coliflor con salsa bechamel y queso mozzarella. ¡Es una receta tradicional y sencilla!

Otra opción bastante original es la coliflor hervida con salsa de yogur y pavo. Esta receta ayuda a mantener una dieta equilibrada ya que combina verduras, carnes y lácteos. Además, está para chuparse los dedos. Para elaborar este plato necesitarás pechuga de pavo, coliflor, cebolla, harina, caldo de verduras, pimentón, yogur natural y aceite de oliva.

También puedes añadirle a la coliflor otras salsas como la de queso, azafrán o tomate. En definitiva, solo tienes que encontrar la que más se adapte a tus gustos y necesidades nutricionales. Eso sí, la idea no es camuflar el sabor natural de la hortaliza, por lo que deberías ir reduciendo la cantidad de salsa hasta que te habitúes.

Platos variados con coliflor

Si todavía no te has adaptado al sabor de la coliflor, tal vez no es buena idea cocinarla como plato principal. Por ello, deberías comenzar incluyéndola como guarnición en platos variados.

¿Has probado alguna vez el puré de coliflor y ajo? Es una receta sabrosa y fácil de hacer que puede servirse tanto fría como caliente. Aunque este puré es bastante ligero, puedes añadirle otros ingredientes como queso parmesano, crema agria o especias aromáticas. Sin duda, será un acierto en un almuerzo familiar o con amigos.

También puedes preparar una guarnición de coliflor, cebolla, puerros y tomate para acompañar a tus platos del día a día. Esta receta es baja en calorías y resulta idónea para acompañar pastas, carnes, legumbres o pescados. Además, puedes añadirle hierbas aromáticas o zumo de limón para hacer la hortaliza más gustosa.

Por último, una guarnición muy divertida y original son las brochetas de coliflor con pimientos al gratén. Es una receta muy sencilla, por lo que podrás elaborarla en compañía de los más pequeños. ¡Seguro que los niños querrán comerse lo que han cocinado ellos mismos!

Para una ocasión especial, puedes darles un toque picante a las brochetas con tabasco o pimienta negra. También puedes añadirles otras verduras como calabacín, pepinos o brócoli. ¡Perfectas para una fiesta o una reunión familiar!

Y tú, ¿conoces otras recetas deliciosas con coliflor? 

También te puede interesar:

Continúa leyendo