Trucos para preparar la lasaña perfecta

Utilizar pasta precocinada o no elegir el queso adecuado son algunos de los errores más habituales.

Lasaña casera
Plato de lasaña casera

La lasaña es uno de los platos favoritos de los amantes de la cocina italiana. Es una receta sofisticada y deliciosa, por eso no suele haber término intermedio cuando probamos un trocito de lasaña después de horas cocinándola: o nos deja totalmente maravillados o nos desilusiona por completo. Si alguna vez has tenido esa sensación agridulce de que tu esfuerzo en la cocina ha sido en vano, probablemente estabas cometiendo algunos de estos errores. ¡Toma nota si quieres aprender cómo elaborar la lasaña perfecta!

Nada de pasta precocinada

Si quieres elaborar una auténtica lasaña, no puedes utilizar las láminas precocinadas de pasta que venden en los supermercados. ¡La receta debe ser casera de principio a fin! Prueba a elaborar tu propia pasta con huevos, harina, aceite y sal. Además, si te sobra masa siempre puedes congelarla.

Elige una buena materia prima

Por supuesto, una buena lasaña tiene que llevar ingredientes de calidad. Cuando hagas la compra elige siempre carnes magras picada al momento, ya que notarás la diferencia tanto en la textura como en el sabor.

Por otro lado, existen numerosas recetas de lasaña, por lo que no debes estancarte en la tradicional lasaña de carne. Si estás pensando en un plato original para una ocasión especial, puedes elaborar el relleno con otros ingredientes como pesto, calabacín, berenjenas, vieiras, o cigalas. ¡Haz una lasaña distinta a las demás!

Utiliza el queso adecuado

Otro de los fallos más habituales es pensar que cualquier queso sirve para elaborar una lasaña. Si cometes este error debes saber que el queso también es importante en la receta, por lo tendrás que elegir uno de calidad y no el típico queso rallado que venden en la mayoría de los supermercados.

Algunos de los quesos más adecuados para elaborar una lasaña son el parmesano, emmental o  grana padano. En definitiva, cualquier queso es mejor que el rallado de bolsa que encontramos en las tiendas de alimentación.

Haz suficiente bechamel

Lasaña casera
Plato de lasaña casera

Una de las reglas de oro para que la lasaña quede deliciosa es que lleve bastante bechamel. Por eso, cuando elabores esta receta recuerda hacer una cantidad suficiente de bechamel para que la pasta no quede seca.

Además, la bechamel no debe quedarnos insípida. Existen muchos trucos para elaborar una bechamel sabrosa, entre ellos añadirle hierbas aromáticas o condimentarla con un poco de nuez moscada. ¡Sin duda le dará un toque único!

Pon suficientes capas

También es un error frecuente quedarse corto con las capas de la lasaña. Para que la receta quede perfecta debe llevar, como mínimo, cuatro capas de lasaña y tres de carne. No obstante, los auténticos cocineros italianos hacen tantas capas como quepan en el recipiente. Aunque pueda ser algo laborioso, sin duda el resultado merece la pena.

Cuidado con el horno

Si has seguido todos los pasos bien hasta aquí, debes tener cuidado con la última parte de la receta: el horno. Tendrás que cocinarla a 180 grados durante media hora y ponerlo en modo grill para que el queso de la lasaña quede gratinado y muy crujiente.

¡A disfrutar de una lasaña perfecta!

Continúa leyendo