Albóndigas de pescadilla

Dale una vuelta a las albóndigas tradicionales y descubre estas con pescado. ¿Quién dijo que eran solo de carne?

Ingredientes:

  • 4 filetes de pescadilla (fresca o congelada)
  • 2 huevos
  • 4 pepinillos en vinagre
  • 1 cucharada de alcaparras
  • Unas briznas de cebollino
  • Harina
  • Panko (pan rallado japonés)
  • Aceite de oliva para freír
  • 1 lata de pimientos de piquillo
  • Sal.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 10 minutos
Económica
4 comensales
Tipo de receta: Pescado
Light

Elaboración:

  1. Desmenuzar el pescado sin piel, eliminando cualquier espina que pueda tener.
  2. Ponerlo en un bol y mezclar con 1 huevo batido.
  3. Salpimentar.
  4. Picar los pepinillos, las alcaparras y el cebollino y agregarlos al bol.
  5. Mezclar bien.
  6. Poner un poco de harina en un vaso pequeño, añadir 1 cucharada de pasta de pescado y dar golpecitos para formar una bola, como se hace con las albóndigas.
  7. Una vez que se hayan formado todas las albóndigas, pasar por huevo batido y por el pan rallado panko.
  8. Freír en aceite de oliva caliente.
  9. Las bolas deben quedar cubiertas por el aceite para que se frían de manera uniforme y no se resquebrajen.
  10. Depositar sobre un papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de aceite.
  11. Acompañar las albóndigas con una salsa de pimientos de piquillo.
  12. Para prepararla, emulsionar en la batidora los pimientos con un poquito de aceite (debe quedar espesa).
  13. Opcionalmente, se le puede añadir un chorrito de nata para añadirle sabor y cremosidad.

Curiosidades sobre las albóndigas de pescadilla

En sus orígenes las albóndigas eran un plato de fiesta, un plato refinado y exquisito elaborado con carnes de primera calidad, algo que se preparaba únicamente en ocasiones especiales.

En la actualidad se trata de un plato de fácil adquisición, un clásico de la cocina de aprovechamiento y reciclaje de algunos restos de carnes sobrantes.

Este plato ha ido variando a lo largo de la historia, elaborándose con distintos ingredientes y cambiando su forma. El filete ruso es una variante de albóndiga, cambia su forma y tamaño, pero los ingredientes son muy similares.

En la actualidad las albóndigas se han reinventado y no solo se preparan de carne, sino que también se hacen pescado e incluso de verduras.

¿Sabías que la pescadilla es el mismo pescado que la merluza? La diferencia está en el peso. Hablamos de pescadilla cuando el animal pesa entre medio kilo y el kilo y medio, es la versión pequeña, su carne es más tierna y suave de sabor.

La merluza es la versión adulta de esta, esta va desde el kilo y medio hasta los 8 kilos, siendo un pescado con un sabor más potente y su textura es más robusta.

La pescadilla es un pescado blanco, buena fuente de proteína animal. Entre sus vitaminas predominan sobre todo las del grupo B, como la B3, B6, B9, B12, muy relacionados con el cuidado y mantenimiento del metabolismo celular, y también es rica en vitamina E.  

Es un pescado repleto de nutrientes y con pocas calorías, si deseas perder peso no puede faltar en dieta. Se puede cocinar de mil y una formas y en la mayoría de los casos consigues platos ligeros. Si apuestas por las opciones más sanas como la plancha, el horno o el vapor, obtendrás un plato sabrosos y muy nutritivo.

En este caso te proponemos darle una vuelta de tuerca y preparar unas deliciosas albóndigas con este pescado. ¿Te animas?

Continúa leyendo nuestras recetas...