Barquitas de calabacín con langostinos y salsa al brandy

Una forma espectacular de tomar el calabacín, estas barquitas son el entrante perfecto para tus reuniones y fiestas.

Ingredientes:

  • 2 calabacines gruesos
  • 400 g de langostinos crudos
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de tomate triturado pequeña
  • 2 zanahorias
  • 100 ml de brandy
  • 200 ml de nata
  • Unas ramitas de eneldo fresco
  • Sal.
Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Económica
4 comensales
Light

Elaboración:

  1. Lavar los calabacines, cortar las puntas y cortarlos en trozos de unos 10 cm.
  2. Vaciar su interior de forma que queden unas barquitas.
  3. Cocerlos en abundante agua hirviendo con sal.
  4. Retirarlos y dejarlos escurrir en papel absorbente.
  5. Separar las cabezas de los langostinos, reservarlas y pelar las colas.
  6. Pelar y picar la cebolla, el ajo y las zanahorias.
  7. Calentar aceite de oliva y pochar la cebolla.
  8. Agregar el ajo y la zanahoria y sofreír.
  9. Incorporar las cabezas y las peladuras de los langostinos y dejar que se doren.
  10. Mojar con el brandy y flambear.
  11. Añadir el tomate y cubrir con agua.
  12. Salpimentar y dejar que cueza, espumándolo, durante 15 minutos.
  13. Triturar la salsa y colarla.
  14. Volver a poner sobre el fuego y llevar a ebullición.
  15. Verter la nata y agregar las colas de langostino reservadas; remover y apagar el fuego.
  16. Rellenar los calabacines con la salsa.
  17. Espolvorear con eneldo.
  18. Servir enseguida.

Curiosidades sobre las barquitas de calabacín con langostinos y salsa al brandy

Estas barquitas de calabacín cuentan con una presentación muy llamativa, es diferente y única, además puedes variarlas a tu antojo. Una opción que queda de lujo también es con berenjena, aprovechando su sabor más potente y su tamaño, dará mucho juego.

El calabacín es una verdura que ofrece miles de beneficios a la salud, además es un alimento muy polivalente que tiene infinitas formas de ser consumido y cocinado. Se puede freír, tomar a la plancha en tortilla, revuelto, relleno… inclúyelo en tu dieta y sácale el máximo partido.

Asado o a la plancha es el más indicado para personas que siguen algún tipo de dieta hipocalórica, se trata de una verdura que está compuesta en su mayor parte por agua, por lo que no contiene ni hidratos de carbono, ni grasas, ni azúcares. Además es bajo en calorías, un calabacín de tamaño medio puede contener alrededor de unas 15 calorías. Esto dependerá siempre de la forma de cocinarlo, si este es rebozado en huevo y pan rallado y frito a continuación, su aporte calórico ascenderá.  

Tiene propiedades para la piel, ya que es un potente antioxidante por lo que previene el envejecimiento precoz, también ayuda con problemas de acné, ya que elimina las toxinas. Contiene vitaminas A y C, que ayudan a mantener tu piel sana. Si temes envejecer, esta es tu verdura.

Para esta receta si no tienes langostinos, puedes optar por el gambón o por la clásica gamba cocida. Esta es más asequible y su sabor será más suave y ligero. Respecto a su carne, el langostino tiene una textura mucho más firme, al ser mayor tienen también más cantidad y de mayor sabor.   

El langostino es una fuente de proteínas de alto valor y de hierro, por lo que ayudan a prevenir y combatir la anemia. Sin embrago, no es un alimento indicado para personas que tengan alto el colesterol, ni ácido úrico.

Lánzate y cocina estas deliciosas barquitas de calabacín con langostinos y salsa de brandy. Te encantarán.

Continúa leyendo nuestras recetas...