Ensalada de naranja sanguina, espárragos y perrechicos

¿Quieres aprender a preparar una ensalada completamente deliciosa y diferente? No puedes perderte esta receta con naranja sanguina de Enaitz Landaburu.

He aquí una ensalada bien fresca y de temporada. La parte acida la aporta la naranja sanguina, por lo que no necesitamos vinagre. Además, una mezcla de huerta y de bosque, con los espárragos blancos en crudo y láminas de perrechico, también en crudo, hacen de esta ensalada, un entrante de fácil hechura.

La parte verde la aportan unas hojas de rúcula, con sus notas herbáceas y amargas.

La naranja sanguina es muy especial, no solo por su corta temporada, que pocas veces la vemos llegar a la primavera, siendo esta de finales de invierno, y que llega con las ultimas heladas. Su alto contenido en vitaminas y antioxidantes y por supuesto, su sabor agridulce y acido hacen de ella una joya en la cocina, normalmente en la parte dulce, pero que también se emplea, como hoy, en una ensalada, aportando más que color a los platos, por su particularidad de matices sápidos.

Tiempo de preparación: 15 minutos
Tiempo de cocción: 5 minutos
4 comensales
Tipo de receta: Verduras

Ingredientes:

Ensalada de naranja sanguina
Foto: Istock

Elaboración:

Pelar las sanguinas a flor de piel, dejando los gajos limpísimos. Pelar y laminar los espárragos con ayuda de un pelador ancho y reservar. Limpiar los perrechicos en su base con ayuda de una puntilla. Tener las hojas de rúcula seleccionadas, sin rabitos.

Acabado/Emplatado:

Sobre un plato liso colocar los gajos de naranja sanguina, y alrededor las cintas de espárrago.

Colocar unas cuantas láminas de perrechico, unas escamas de sal y por ultimo las hojas de rúcula. Terminar aliñando con el aceite de oliva virgen extra.

A disfrutar.

Enaitz Landaburu García

Enaitz Landaburu García

Mi infancia como cocinero tuvo lugar en los mejores locales de vanguardia de los últimos años. Mecido al calor de maestros, como Alija o Berasategui, aprendí las técnicas más sofisticadas para transformar los alimentos y ofrecer texturas, formas y sabores que sorprenden al gourmet más experimentado. Exploro todas las oportunidades que la cocina me da, y me expreso a través de lo que cocino. La pasión que me mueve es tan grande que no podía encerrarla en un local, ni en un solo menú, ni en unas cifras que deban cuadrar a fin de mes. Decidí dejarme llevar por la cocina y viajar con ella. Soy un cocinero nómada. Voy aprovechando las oportunidades que me ofrece mi camino. Mi última aventura es Gastrolopithekus Eskola. Una escuela de cocina donde intento transmitir la emoción de cocinar de forma casera, las virtudes de dejar de lado la comida enlatada y reemplazarla por productos saludables, e incentivar el consumo de productos ecológicos y de cercanía.

Continúa leyendo nuestras recetas...